Uruguay expulsó a diplomático iraní por su vinculación con un explosivo en la embajada israelí

La República Oriental del Uruguay expulsó a un alto diplomático de la Embajada de Irán en Montevideo, hace dos semanas, sospechoso de haber estado involucrado en la colocación de un artefacto explosivo cerca de la misión israelí, a principios de enero pasado, según un informe del diario Haaretz, que cita a altas fuentes de Jerusalén.

Las investigaciones llevadas a cabo por los servicios de inteligencia uruguayos, tras el descubrimiento del artefacto explosivo, produjeron información sobre el presunto involucramiento de alguien de la Embajada iraní. El gobierno uruguayo se dirigió al gobierno de Teherán y tras las consultas bilaterales se decidió expulsar a uno de los altos diplomáticos de la Embajada de Irán.

La movilización policial que generó la presencia del explosivo en cercanías de la embajada israelí en Montevideo, Uruguay.

La movilización policial que generó la presencia del explosivo en cercanías de la embajada israelí en Montevideo, Uruguay.

Un alto funcionario de Jerusalén le dijo al rotativo Haaretz que posteriormente Uruguay actualizó a Israel sobre el incidente. Sin embargo, decidió mantener un bajo perfil sobre el asunto y no publicitar la expulsión del diplomático.

El 8 de enero pasado, se produjo una pequeña explosión a decenas de metros del World Trade Center de Montevideo, un complejo edilicio donde, en el noveno piso, está situada la Embajada de Israel. Las fuerzas policiales arribaron a lugar y encontraron un pequeño artefacto que detonó parcialmente. El edificio fue evacuado y la bomba fue neutralizada.

Si bien el artefacto estaba lejos del edificio, los oficiales de Jerusalén estiman que fue un intento de dañar la embajada o explorar la alerta en materia de seguridad.

De acuerdo con una denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman, el diplomático y político iraní Moshen Rabbani, habría planeado, en una casona de Montevideo, entre 1990 y 1994, el atentado contra el centro comunitario judío AMIA, en Buenos Aires, en el que fueron asesinadas 85 personas y 300 resultaron heridas, en 18 de julio de 1994.

Según los expertos, Irán y Hezbollah han establecido una significativa infraestructura terrorista en Sudamérica, basada en los inmigrantes libaneses chiís. Parte de esa infraestructura incluye a las grandes embajadas iraníes que recolectan inteligencia para los ataques.

Fuente: Aurora