Un jugo milagroso demostrado científicamente

La granada, conocida también como la Reina de las frutas, (por la corona que viste) tiene una amplia tradición en la cultura hebrea siendo, por ejemplo, tradicional en las comidas del año nuevo judío, Rosh Hashana. Ahora investigaciones del Technion traen a luz que el jugo de granada es algo más que un refrescante y delicioso placer. Desde remotos tiempo se habla de la granada incluso en Grecia y Egipto.

Ahora el Profesor Michael Aviram del Rappaport Faculty of Medicine en el Technion investiga los mecanismos responsables de LDL (colesterol malo) y la oxidación en las células arteriales, la aterosclerosis y sus consecuentes enfermedades cardiovasculares. Una rama importante de su investigación se centra en el papel protector contra el estrés oxidativo y el desarrollo de la aterosclerosis que desempeñan los antioxidantes y paraoxonases.

“El jugo de granada fue estudiaro en nuestro laboratorio y resulto ser un antioxidante de los más potentes en eliminar radicales libres, inhibe la oxidación del colesterol. Debería tomarse por razones preventivas ya que estamos expuestos todo el tiempo, en nuestro “mundo occidentalizado”, al exceso de estrés oxidativo , viene de los productos químicos, el tabaco, toxinas , bacterias y virus.

Fuimos el primer laboratorio en demostrar en 1995 que el consumo de vino tinto en los seres humanos reduce significativamente la oxidación del colesterol, pero ahora vemos que el jugo de granada es incluso más potente que el vino tinto en este sentido”.

Los antioxidantes estudiados por Aviram incluyen los flavonoides polifenólicos encontrados en el vino tinto, la granada, jengibre y aceite de oliva, así como las vitaminas E y C beta -caroteno y el licopeno del tomate.
Según se ha publicado, el consumo regular de jugo de granada reduce el estrés oxidativo, y la agregación plaquetaria, segun estudios recientes.

Los suplementos dietéticos con nutrientes ricos en antioxidantes se asocian con la inhibición de las modificaciones aterogénicas a las LDL, la formación de células espumosas de macrófagos, y la aterosclerosis . Las granadas son una fuente de polifenoles y otros antioxidantes.

Se estudiaron varones voluntarios sanos observando los potentes efectos antioxidantes del jugo de la granada contra la peroxidación de lípidos en el plasma total y de las lipoproteínas aisladas ( HDL y LDL ) se evaluaron en los seres humanos y en ratones E0 después del consumo de zumo de granada.

En los seres humanos , el consumo de zumo de granada produjo una disminución de la susceptibilidad de LDL a la agregación y la retención y el aumento de la actividad de paraoxonasa sérica (asociado a HDL que puede proteger contra la peroxidación lipídica) en un 20 %. En los ratones E0, la oxidación de las LDL por los macrófagos peritoneales se redujo hasta en un 90% después del consumo de zumo de granada y este efecto se asoció con una reducción de la peroxidación lipídica celular y la liberación de superóxido.

Los radicales libres son moléculas activas de oxígeno y de nitrógeno que causan daño a los tejidos, lo que resulta en aceleración de las enfermedades cardiovasculares. La oxidación de colesterol es también considerada como un factor de riesgo importante para las enfermedades cardiovasculares, por lo que los pacientes en estudio para el examen de Aviram se les dio un vaso de ocho onzas de jugo de granada al día para determinar su efecto sobre la oxidación del colesterol de la sangre, y la obstrucción de las arterias.

Fuente: LaTam Israel