Trump: “Los lazos del pueblo judío con Tierra Santa son eternos”

El presidente de EEUU, Donald Trump, señaló en su discurso en el Museo de Israel, con el que pone fin a su viaje de 28 horas a la región, que los lazos del pueblo judío con Tierra Santa son eternos.

“Jerusalén es una ciudad sagrada”, dijo Trump, que resaltó el “esplendor” de la urbe y añadió que “los lazos del pueblo judío con esta Tierra Santa son antiguos y eternos Datan de miles de años, incluyendo el reinado  del Rey David ,cuya estrella vuela con orgullo en la bandera blanca y azul de Israel”

Este museo donde nos reunimos hoy cuenta la historia de ese espíritu: desde los dos templos sagrados, hasta las gloriosas alturas de Masada, vemos una increíble historia de fe y perseverancia.  Esa fe es lo que inspiró a los judíos a creer en su destino, a superar su desesperación y a construir aquí un futuro que otros no se atrevieron a soñar.

Durante el discurso Trump no anunció ninguna iniciativa específica para lograr la paz en la región, aunque alabó a israelíes y palestinos por mostrarse dispuestos a ello.

Trump aseguró que el objetivo de este, su primer viaje al exterior como presidente de EEUU, era “reunir a las naciones del mundo para vencer al terrorismo” y acabar con la “horrible ideología que lo impulsa tan fuerte y rápidamente”.

Dijo sentirse privilegiado de estar “en esta tierra antigua” dirigiéndose al pueblo de Israel y “a toda la gente de Oriente Medio que quiere vivir en prosperidad de seguridad” y se declaró admirado de “los logros del pueblo judío”, al que prometió que su Gobierno “siempre va a apoyar a Israel”.

“Hago un llamamiento a todas las gentes, judíos, cristianos, musulmanes y de cualquier fe, para que se inspiren en esta antigua ciudad, que pongan a un lado las diferencias sectarias para superar la opresión y el odio y den a todos los hijos la dignidad y esperanza escrita en nuestras almas”, dijo.

“Puedo deciros que los palestinos están preparados para alcanzar la paz”, dijo, aunque admitió que sus oyentes “habrán oído esto antes” y agregó que su “buen amigo Biniamín” (Netanyahu) también “está preparado para la paz”.

Alcanzarla “no será fácil, las dos partes se enfrentarán a decisiones difíciles. Pero pueden llegar a un acuerdo”, opinó.

Trump resaltó la ayuda militar de su país a Israel, en concreto los sistemas de defensa Cúpula de Hierro y Honda de David y los aviones F-35, y aseguró que la relación de seguridad entre ambos “es más fuerte que nunca”.

“Es mi esperanza que algún día, muy pronto, los niños israelíes no tengan que correr a los refugios”, aseveró.

Recordó la necesidad de “construir una coalición de socios” para “acabar con la violencia y el extremismo” y enfatizó que no existe conflicto entre apoyar a Israel o a las naciones árabes y musulmanas porque “todas las personas decentes quieren vivir en paz y toda la humanidad se ve amenazada por el terrorismo”.

Netanyahu calificó la visita de Trump de “histórica” y declaró que “Israel no tiene mejor amigo que EEUU”, desde su pueblo a los presidentes, “de Truman a Trump”.

Aprovechó de nuevo para condenar el terrorismo y llamar a combatirlo “tanto si es en Europa, EEUU o Israel” e instó a acabar con la financiación y recompensa del terror, en referencia a los salarios que la Autoridad Palestina da a las familias de quienes perpetran ataques contra Israel.

En ese sentido, ironizó con la condena del presidente Mahmud Abbás del atentado de Manchester (Reino Unido) y señaló que si el atacante hubiera sido palestino y las víctimas israelíes, las hubiese recompensado, puesto que “es la ley palestina”, una ley que “debe cambiar”.

HEBREOS.Net
Fuentes Aurora, agencias