Opinión: Los Palestinos deben ganarse una solución de Dos Estados

El presidente Trump levantó las cejas cuando mencionó la posibilidad de una solución de un estado. El contexto era ambiguo y nadie podía saber con seguridad qué mensaje intentaba transmitir. Una posibilidad es que le estaba diciendo al liderazgo palestino que si querían una solución de dos estados, tenían que hacer algo. Tenían que ir a la mesa de negociaciones con los israelíes y hacer los dolorosos sacrificios que se requerirán de ambas partes para lograr una resolución pacífica. Dicho más directamente, los palestinos deben ganarse el derecho a un estado. No tienen derecho, simplemente, a la condición de estado, especialmente porque sus líderes perdieron muchas oportunidades a lo largo de los años para asegurarse un estado. Como dijo Abba Eben una vez: “Los palestinos nunca pierden la oportunidad de perderse una oportunidad”.

Comenzó en la década de 1930, cuando Gran Bretaña estableció la Comisión Peel, encargada de recomendar una solución al conflicto entre árabes y judíos en la Palestina del mandato. Recomendó una solución de dos estados con un pequeño estado judío, con zonas no contiguas, junto a un gran estado árabe. El liderazgo judío aceptó, a regañadientes, esta tajada de estado; los líderes palestinos rechazaron el acuerdo, diciendo que deseaban que no existiera un estado judío mucho más de lo que querían un estado propio.

En 1947, las Naciones Unidas dividieron la Palestina del Mandato en dos zonas: una para un estado judío; la otra para un estado árabe. Los judíos declararon su estado en 1948; Todos los países árabes circundantes se unieron a la población árabe local para atacar al nuevo Estado de Israel y matar al 1% de sus ciudadanos, pero Israel sobrevivió.

En 1967, Egipto y Siria planeaban atacar y destruir a Israel, pero Israel se impuso y obtuvo una victoria decisiva, capturando la Margen Occidental, la Franja de Gaza y el Sinaí. Israel ofreció devolver las áreas capturadas a cambio de la paz, pero los árabes se reunieron con los líderes palestinos en Khartum y emitieron sus tres infames “no”: “No paz. No reconocimiento. No negociación”.

En 2000-2001, y nuevamente en 2008, Israel hizo generosas ofertas de paz que hubieran establecido un estado palestino desmilitarizado, pero estas ofertas no fueron aceptadas. Y durante los últimos años, el actual gobierno israelí ha ofrecido sentarse y negociar una solución de dos estados sin condiciones previas – ni siquiera el previo reconocimiento de Israel como el estado-nación del pueblo judío. El liderazgo palestino se ha negado a negociar.

El presidente Trump puede que les esté diciendo que si quieren un estado tienen que ir a la mesa de negociaciones y negociar por ese estado. Nadie se los va a entregar en bandeja de plata de la misma manera que el ex Primer Ministro israelí Ariel Sharon entregó la franja de Gaza en 2005, sólo para ver que se convierta en una plataforma de lanzamiento de cohetes terroristas y de túneles terroristas. Israel debe obtener algo a cambio: es decir, la paz real y el fin permanente del conflicto.

La negativa del liderazgo palestino a ir a la mesa de negociaciones me recuerda el chiste judío favorito de mi madre sobre Sam, un hombre de 79 años que rezaba cada día para que Dios le permitiera ganar la lotería de Nueva York antes de cumplir los 80 años. En la víspera de cumplir 80 años de edad, le protesta a Dios:

“Todos estos años te he rezado todos los días pidiéndote ganar la lotería. ¡No podías haberme dado esa pequeñez!” Dios le respondió: “Sam, tienes que ayudarme – compra un billete”

Los palestinos no han comprado un billete. No han negociado de buena fe. No han aceptado generosas ofertas. No han hecho contra propuestas realistas. No han ofrecido sacrificios para igualar los ofrecidos por los israelíes.

Ahora el Presidente Trump les está diciendo que tienen que “comprar un billete”. No conseguirán un estado yendo a las Naciones Unidas, la Unión Europea o la Corte Penal Internacional. No conseguirán un estado como resultado de los BDS u otros movimientos anti-Israel. Sólo obtendrán un estado si se sientan y negocian de buena fe con los israelíes.

La administración Obama aplicó presiones sólo al lado israelí, no a los palestinos. Ha llegado el momento – ya hace mucho tiempo – que Estados Unidos les diga a los palestinos, en términos inequívocos, que deben negociar con Israel si quieren un estado palestino, y deben acordar poner fin al conflicto de manera permanente e inequívoca. De lo contrario, el statu quo continuará, y sólo habrá un estado, y ese estado será Israel.

Los palestinos no van a ganar la lotería sin comprar un billete.

HEBREOS.Net
Fuente: Hatzad Hasheiní
Https://www.gatestoneinstitute.org/9958/trump-palestinians-must-earn-a-two-state-solution
 – Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld