Opinión: Los estados árabes sunitas abandonarán a Israel como Estados Unidos abandonó a los kurdos, advierte el principal analista de seguridad nacional de Israel

Uno de los principales analistas de seguridad nacional de Israel ha pedido prudencia al evaluar una posible alianza entre el Estado judío y los países árabes sunníes conservadores, señalando el reciente abandono de los kurdos por la comunidad internacional como un aleccionador recordatorio de que los intereses nacionales acaban prevaleciendo invariablemente sobre otros valores como la lealtad y la seguridad compartida.

Supongamos que la amenaza iraní desaparece porque Israel lanza un exitoso ataque contra las instalaciones nucleares de Teherán“, escribió el teniente coronel (Res) Mordechai Kedar en una sesión informativa para el Centro Begin-Sadat de Israel para Estudios de Seguridad (BESA). “Como resultado, estalla la guerra entre Israel e Irán (incluido Hezbollah), Israel sacrifica a cientos de soldados y civiles, y el problema iraní deja de existir. ¿Los mundos árabe y occidental estarían agradecidos a Israel y actuarían para proteger sus intereses?

La respuesta es simple: miren a los kurdos“, continuó Kedar, un experto en Siria que pasó 25 años con la inteligencia militar del IDF. “Lo que les sucedió le sucederá a Israel“, dijo en referencia al ataque el mes pasado contra las áreas ocupadas por los kurdos por las fuerzas del gobierno iraquí tras el referéndum del 25 de septiembre, en el cual el 93% de los votantes kurdos optaron por la independencia.

Los kurdos lucharon contra el ISIS, sacrificaron a sus soldados y a la gente, y fueron arrojados a los lobos una vez que habían sobrevivido a su utilidad“, afirmó Kedar. “Eso es exactamente lo que le sucederá a Israel una vez que salve a los estados árabes de la amenaza iraní. ¿Y por qué no? Los intereses inmediatos de cada estado, no los derechos morales de los kurdos y los israelíes, son los que hacen que el mundo gire“.

Los kurdos esperaban que el mundo, encabezado por los Estados Unidos, los respaldaría una vez que ISIS fuera derrotado, recordando su gran contribución a esa derrota y apoyando su demanda de independencia. Pero esas esperanzas se desvanecieron muy rápido“.

La renovada preocupación sobre la posibilidad de una nueva guerra con Hezbollah en la frontera norte de Israel, y la escalada de una amarga guerra de declaraciones entre los regímenes saudí e iraní, han alimentado la expectativa de que Arabia Saudita, sus aliados e Israel terminen con su enemistad histórica. El jueves, el príncipe heredero islámico Muhammed Bin Salman describió al “líder supremo” iraní, el ayatolá Ali Khamenei, como “el nuevo Hitler del Oriente Medio“, haciéndose eco del lenguaje utilizado por muchos líderes israelíes y judíos en sus respuestas a las frecuentes amenazas de Irán de eliminar Israel.

Israel puede ser ahora el favorito del ‘eje sunita moderado’… pero mientras haya una amenaza iraní“, escribió Kedar. “Una vez que esa amenaza haya desaparecido, la posible fractura de Irán en componentes étnicos (en la línea de la antigua URSS, Yugoslavia y Checoslovaquia) evitará la necesidad de buenas relaciones con Israel. Por esta razón, Israel haría bien en no renunciar a la tierra por un pedazo de papel con la palabra ‘paz’ estampada en él. Ese papel puede volar fácilmente con el viento del desierto mientras sus palabras se desvanecen en el ardiente sol del Oriente Medio“.

Kedar argumentó que, además de la experiencia kurda, los tratados de paz de Israel con Egipto y Jordania proporcionaron “dos confirmaciones inexpugnables” de los peligros de una alianza de conveniencia a corto plazo.

El tratado de paz [Egipto-Israel] no resistió el camino de [ex presidente egipcio] Hosni Mubarak cuando permitió que Hamas y sus seguidores se dedicaran al contrabando de armas desde el Sinaí a Gaza. Fue en interés de Mubarak provocar una guerra entre Israel y Hamas, porque permitía que Israel le realizara el trabajo sucio a Egipto con la rama palestina de la Hermandad Musulmana (Hamas). Tan pronto como el Sinaí se convirtió en un refugio del yihadismo y comenzó a luchar contra Egipto, el tráfico de armas del Sinaí a Gaza cesó abruptamente. En resumen, la paz entre Israel y Egipto existe siempre que satisfaga los intereses egipcios“.

Respecto a Jordania, Kedar dijo que “el rey Abdullah II cambió las políticas de su padre [el difunto Rey Hussein] y es un firme defensor de la idea de un estado palestino en Cisjordania con su capital en Jerusalén Este. Actúa contra Israel en todos los foros internacionales, como si fuera uno de sus mayores enemigos. Su consideración del tratado de paz es la de un acuerdo para evitar la guerra y nada más, mientras disfruta de los beneficios económicos que conlleva“.

HEBREOS.Net
Fuente: Safed-Tzfat