Opinión: Los asesinos de atletas olímpicos ahora enseñan valores deportivos

Jibril Rajoub, dirige la Federación de Fútbol de Palestina y el Comité Olímpico de Palestina, pero antes de eso es un terrorista condenado. Él en nombre de los palestinos, pretende darle a Messi y a la Argentina lecciones de moral.

Expertos en matar civiles, hombres, mujeres y niños. Líderes del terrorismo mundial que no dudó jamás en secuestrar, asesinar y extorsionar tanto a políticos como a la gente común.

Responsables de maleducar en el odio a sus niños y exponer a su propia población a la pobreza, el miedo y la humillación.
Antidemocráticos por naturaleza, son los culpables directos de que el los palestinos no tengan un estado, y en cambio solo les quede el anhelo de destruir al prójimo.

Ellos, Fatah, Hamas, Jihad Islámica, OLP, o como se hayan autodenominado a través de los tiempos, le explican ahora al mundo que un partido de fútbol no debe jugarse en la capital del Estado de Israel solo porque en sus sueños más delirantes, aún esperan que esa ciudad y todo Israel desaparezca.
Fue el mismo Jibril Rajoub, el que dijo a Al Mayadeen, cadena de televisión afiliada a Hezbollah, “hasta ahora no hemos tenido armas nucleares pero en el nombre de Alá, si tuviéramos armas nucleares, las estaríamos usando”.

¿Ahora queman camisetas de Messi?. ¿No les alcanza con quemar sus propias viviendas lanzando desde allí misíles sin importarles jamás la vida de sus moradores?. “No es suficiente con quemar campos, escuelas, personas y la posibilidad de algún día vivir en paz?

Como dijo alguien, nunca perderán la oportunidad de perder oportunidades. Es tanto el odio que tienen que no pueden aprovechar la exposición que dá la visita de Argentina para proponer a sus hijos un acercamiento con los vecinos, hasta tal vez la posibilidad de que niños israelíes y palestinos porten una bandera por la paz al ingreso de los equipos …

Yo no sé si alguna vez alguna parte de Jerusalem será capital de un Estado Palestino, ni siquiera sé si serán capaces de dejar de destruir para construirse un futuro mejor. Pero estoy seguro de que la máquina de impedir que construyeron a lo largo de los años, les ha hecho mas daño de los que los ha beneficiado.

Puede ser que haya en el mundo gente que compre la mentira y sea solidaria con el terrorismo. Eso es fácil de conseguir porque el antisemitismo es más antiguo que el conflicto. Solo mírense al espejo y vean quien tiene en sus manos camisetas de deportistas manchadas de sangre.

Por Danny Saltzman

Fuente: Radio Jai