Opinión: Lo que los medios maquillaron de la “nóbel de educación”

Recientemente, varios medios en español se hacían eco del galardón que recibía una maestra palestina por su labor. Se trata de un galardón que se entregó por segunda vez, y que ya se ha erigido, mediáticamente, en el “Nobel de los profesores”.

La maestra en cuestión, Hanan Al Hroub, refería el motivo que la condujo a desarrollar el método educativo que le valió la distinción. Así lo recogían los medios:El País (14/03/2016)
““Durante la segunda Intifada, mi marido resultó herido por disparos israelíes cuando regresaba del colegio, de recoger a nuestros niños. Mis hijos fueron testigos de una situación horrible que realmente les marcó el carácter. En ese momento me encontré sola ante una situación que quería revertir. No quería que les afectase de por vida, así que empecé a inventar juegos y a trabajar con ellos para cultivar la no violencia”, explica la profesora Hroub”.

El Mundo (14/03/2016)
““Trabajar duro para liberar las mentes de los niños de la violencia y convertirlo en diálogos de belleza”, señaló al recibir el premio y recordar el trauma que vivieron sus hijos mientras iban al colegio debido a un tiroteo en la zona.
[…]
“Cada día vemos el sufrimiento en los ojos de nuestros estudiantes y profesores causados por los puestos de control de la ocupación militar israelí””.

Efe (15/03/2016)
“La vida de Al Hroub en el campo de refugiados ha estado marcada por episodios de violencia, como un tiroteo que causó un gran impacto en sus hijos e hizo que decidiera dedicarse a la enseñanza”
Es llamativo cómo esta “versión higienizada” que la maestra ofrece a la prensa (y que ésta no se toma el trabajo de corroborar – ¿en qué circunstancias y cuándo se produjo el tiroteo en cuestión, por ejemplo -) sobre su marido, y que está vinculada al motivo que, como se señalara, la llevó a desarrollar su método de enseñanza, se parece asombrosamente al habitual discurso victimista (aquel transforma al victimario en víctima; que esquiva toda responsabilidad) que ensayan los líderes y funcionarios palestinos en cuanto foro haya.
A continuación les ofrecemos algo que no realizaron los medios – contribuyendo, así, a difundir algo más de propaganda palestina adherida a un hecho encomiable, como es el reconocimiento de la innovación en la enseñanza -.
Veamos qué explicaba el Palestine Chronicle sobre el marido de la maestra.
“Hanan Al-Hroub… se casó con un luchador por la libertad palestino, Omar Al-Hroub, que participó en una de las operaciones guerrilleras más audaces en los territorios ocupados, la operación Dabboya, en Hebrón, en [2 de] mayo de 1980. Cuando los guerrilleros estaban siendo perseguidos en las montañas, atacaron a un grupo de colonos yendo del asentamiento ilegal Kiryat Arba al edificio Dabboya cerca de la mezquita Ibrahimi. Trece colonos fueron muertos, incluyendo a su líder miltar en Hebrón, y docenas resultaron heridos. Meses después de la operación, los guerrilleros fueron capturados; Omar fue encarcelado y pasó varios años en prisiones israelíes antes de ser liberado. Fue entonces cuando conoció y se casó [con la maestra]”.
Veamos qué decía sobre el atentado perpetrado por la OLP en Hebrón – que resultó en 6 asesinados, no 13; y 16 heridos -, el Embajador Permanente de Israel ante las Naciones Unidas, Yehuda Z. Blum, en una carta del 4 de mayo de 1980 dirigida a dicho organismo internacional (Asamblea General y Consejo de Seguridad).
Según la misiva, el atentado se perpetró contra un grupo de fieles judíos, mayormente estudiantes de los seminarios religiosos, que regresaban a pie de sus rezos del viernes en la Tumba de los Patriarcas Hebreos (Cueva de los Patriarcas) en Hebrón, de acuerdo a la ley judía concerniente al Shabbat.
Y explicaba:
“Aproximadamente a las 19.30 (hora local), mientras caminaban por un estrecho callejón, terroristas de la OLP los atacaron desde los techos de dos edificios; primero disparando desde detrás, y luego lanzándoles granadas de mano y explosivos desde varias direcciones.
[…]
A las pocas horas, Fatah (el mayor grupo componente de la criminal OLP), encabezado por Yasser Arafat, asumió la responsabilidad del atentado en un comunicado emitido por la radio del grupo terrorista en el Líbano. Ayer, 3 de mayo de 1980, el propio Arafat aplaudió la atrocidad a su llegada a Kuwait para una visita”.

Por qué será que, indefectiblemente, se toman por ciertas las afirmaciones palestinas, sin la más mínima verificación; siempre y cuando éstas señalen a Israel…
No se pone en duda la pertinencia del galardón. Lo que sí se señala aquí es la constante utilización de absolutamente toda instancia para promover una “narrativa” que pretende exculpar a los palestinos de la violencia por ellos ejercida.

Fuente: OSA Filial Córdoba

Autor Marcelo Wio