Opinión: La estrategia real de los palestinos contra Israel

Todas las señales indican que los palestinos tienen previsto intensificar sus esfuerzos para obligar a Israel a cumplir con sus demandas. Pero a medida que los palestinos no están unidos, están trabajando en dos frentes para lograr su objetivo.
Una de las partes, encabezada por la Autoridad Palestina (AP), cree que, con la ayuda de la comunidad internacional, Israel se verá obligado a retirarse por completo a las líneas anteriores a 1967, incluida Jerusalén oriental, y aceptará el “derecho de retorno” para los millones de refugiados y sus descendientes a sus antiguos hogares en Israel.
La otra parte, representada por Hamás, la Yihad Islámica y otros grupos terroristas, sigue rechazando cualquier forma de compromiso, e insiste en que la única solución radica en la eliminación de Israel. A diferencia de la AP, ésta cree que las negociaciones directas o indirectas con el “enemigo sionista” son una pérdida de tiempo y que el terrorismo es el único medio de los palestinos para lograr su objetivo.
Las dos partes palestinas, la Autoridad Palestina y Hamás, han estado en guerra entre sí desde 2007, cuando Hamás tomó el control total de la Franja de Gaza y obligó a la Autoridad Palestina a huir a Cisjordania.

Pero mientras que los dos partidos rivales luchan entre sí, también están trabajando por separado para doblegar a Israel.

Danny Gonen Z"L - Asesinado cuando un terrorista fingió ser un poblador necesitando ayuda.

Danny Gonen Z”L – Asesinado cuando un terrorista fingió ser un poblador necesitando ayuda.

El 19 de junio, un grupo afiliado a Hamás se atribuyó la responsabilidad por el ataque que mató a Danny Gonen, un hombre de 25 años de edad, quien estaba de visita en Cisjordania.
Hamás, la Yihad Islámica y otros grupos palestinos se apresuraron a “bendecir” el asesinato del joven israelí que, por cierto, no era un “colono”, sino un residente de la ciudad israelí de Lod, cerca del aeropuerto Ben-Gurión.

En declaraciones por separado, estos grupos terroristas explicaron que el ataque se produjo en el contexto de los esfuerzos palestinos para “preservar la resistencia” contra Israel en Cisjordania. Dijeron que esos ataques eran “medios legítimos” para lograr los derechos y las aspiraciones palestinas.
Estos grupos dejaron inevitablemente claro que su objetivo real no es el de “liberar” a Cisjordania, sino borrar a Israel de la faz de la tierra. Como uno de ellos expresó: “Vamos a seguir apoyando cualquier acción de resistencia en la tierra de Palestina hasta que se libere, del mar (Mediterráneo) al río (Jordán), limpio de todos los usurpadores sionistas.”
Horas después del ataque de Cisjordania, un líder de Hamás, Musa Abu Marzuk, repite que su movimiento estaba buscando reemplazar a Israel con un estado islámico: “Hamás quiere un estado no sólo en la Franja de Gaza, sino en toda Palestina; no vamos a renunciar a nuestras armas y seguiremos luchando para liberar nuestra tierra”.

Las declaraciones de Marzouk refutan las afirmaciones de algunos medios de comunicación árabes y occidentales que Hamás se ha estado moviendo hacia el pragmatismo y la moderación, y que ahora está dispuesto, por primera vez, para reconocer el derecho de Israel a existir. Muchos en Occidente a menudo no entienden la verdadera posición de Hamás porque no siguen lo que Hamás dice en árabe a su propio pueblo. En árabe, Hamás no oculta su llamamiento a la destrucción de Israel. Para creerle a Hamás, este mensaje se repite también a menudo en inglés y otros idiomas.

Mientras Hamás y sus aliados trabajan para destruir a Israel a través del terrorismo, la Autoridad Palestina parece más decidida que nunca a intensificar su campaña mundial para deslegitimar y aislar a Israel con la ayuda de varias organizaciones internacionales, como el anti-Israel Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

A algunos altos funcionarios palestinos les gusta describir esta campaña como una “guerra diplomática” contra Israel. Argumentan que esta guerra ha demostrado hasta ahora ser mucho más “eficaz” que los cohetes y los atentados suicidas. “Cuando lanzamos cohetes contra Israel, no obtenemos ninguna simpatía”, explicó un funcionario. “Pero todo el mundo en la comunidad internacional está apoyando nuestros esfuerzos diplomáticos. Es por eso que creemos que lo que Hamás está haciendo ahora mismo es perjudicial para los intereses palestinos”.

Poco antes de que el israelí fuera baleado fatalmente en Cisjordania, el negociador jefe palestino, Saeb Erekat, reveló su plan para unir al mundo contra Israel por la que se vería obligado a someterse a las exigencias de la Autoridad Palestina, sobre todo, una retirada completa a las líneas anteriores a 1967.

El plan de Erekat se viene trabajando muy de cerca con los países de la UE y los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, para aumentar la presión sobre Israel para cumplir con las demandas palestinas. También exige la contratación de apoyo internacional para el reconocimiento de un Estado palestino y allanar el camino para que se una a varias organizaciones y convenciones internacionales.

En su plan, Erekat advierte en contra de aprobar cualquier resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que incluya el reconocimiento de Israel como Estado judío, u ofrecer concesiones sobre el “derecho de retorno” para los refugiados.

También repite el rechazo de la Autoridad Palestina de la idea de intercambio de tierras entre el futuro Estado palestino e Israel. Además, Erekat destaca su oposición a la idea de crear un estado palestino desmilitarizado o renunciar a cualquier parte de Jerusalén.

La estrategia de la Autoridad Palestina

La estrategia actual de la Autoridad Palestina es negociar con la comunidad internacional, y no con Israel, sobre la realización de la paz en el Oriente Medio.

La AP sabe que no le va a llegar de Israel todo lo que está pidiendo. Es por eso que los líderes palestinos han optado por negociar con Francia, Gran Bretaña, Suecia y los EE.UU. Los palestinos esperan que estos países les darán lo que Israel no puede y no está dispuesta a ofrecer en la mesa de negociaciones.
Incluso si Israel quisiera dar el cien por ciento de lo que ganó en 1967, la realidad sobre el terreno no lo permite. Desde 1967, ambos judíos y árabes han creado “hechos en el terreno”, irreversibles tales como la construcción de decenas de miles de casas para los árabes y los judíos. Una retirada total significaría que decenas de miles de judíos y árabes perderían sus hogares, tanto en Cisjordania y en Jerusalén.

El objetivo final de la Autoridad Palestina es, con la ayuda de la comunidad internacional, obligar a Israel a ponerse de rodillas. Pero la AP, que reúne a la comunidad internacional y Europa con el fin de castigar y debilitar a Israel, no hará las paces con él.
La AP quiere ver a Israel degradado, aislado y convertido en un Estado canalla.
Quiere ver a los israelíes llevados ante la Corte Penal Internacional y expulsados de la mayor cantidad de organizaciones internacionales como sea posible.
Al hablar con altos funcionarios palestinos de la Autoridad, uno se queda con la impresión de que su verdadero objetivo es ver a Israel en un estado de rendición y derrota. Su estrategia ya no se trata de una solución de dos estados sino de infligir dolor y sufrimiento a Israel. Es más sobre la búsqueda de venganza contra Israel que vivir en un Estado como vecinos.

El papel complementario de la AP y Hamás

En muchos sentidos, la “guerra diplomática” de la Autoridad Palestina en Israel también ayuda a Hamás. Constantemente acusando a Israel de “crímenes de guerra” y de “atrocidades”, la Autoridad Palestina está ayudando a Hamás a justificar sus ataques terroristas contra israelíes. La campaña anti-israelí de la AP también ayuda en la creación de simpatía y comprensión por los ataques terroristas de Hamás.
Mientras tanto, el terrorismo de Hamás también ayuda a la campaña anti-israelí de la Autoridad Palestina en la comunidad internacional. Cada ataque terrorista proporciona a la AP con la oportunidad de señalar la “urgente” necesidad de obligar a Israel a someterse a las demandas palestinas, como una forma de “contener a los radicales.”
Así es como Hamás y la Autoridad Palestina, a pesar de que son enemigos jurados, complementan papel de cada uno en contra de Israel.
Y muchos en la comunidad internacional parecen querer ayudar a estos dos campos palestinos en sus esfuerzos por socavar y destruir a Israel.

Autor: Khaled Abu Toameh
Fuente: Gatestone Institute. – Aurora