bandera-israel

Opinión: Israel, Mucho más que el conflicto, Y, a pesar de el

Años atrás entrevistamos a nuestro apreciado colega Daniel Rodríguez Oteiza del diario “El País”, hijo del otrora Embajador uruguayo ante las Naciones Unidas, Enrique Rodríguez Fabregat, quien fue clave en la aprobación de la resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que recomendó la Partición de Palestina en “un estado judío y un estado árabe”, lo que constituyó la antesala de la fundación de Israel. Daniel nos contaba cómo cuando su padre visitó años después el Israel ya constituido, se maravillaba, entre otras cosas, del hecho que a pesar de las adversidades con las que tenía que lidiar, no se había alejado de su estructura y modelo democráticos.

Recordamos aquel comentario al reunirnos esta semana con otros dos colegas compatriotas, los periodistas Jaime Clara de Radio Sarandí y El Observador , y Eduardo Preve, Coordinador del Informativo de Canal 10, que hoy están finalizando el seminario para Periodistas en Zonas de Conflicto al que fueron invitados por la Embajada de Israel. Es un seminario que se realiza todos los años, en el que ya han participado otros periodistas uruguayos en ocasiones anteriores, y que suele dejar impactados a quienes toman parte en él.
A Jaime Clara hemos tenido el gusto de escucharlo ampliamente al respecto ya que nos concedió una entrevista, que será publicada próximamente. Con Eduardo Preve, aunque no lo hemos reporteado, sí hemos compartido unos ratos de conversación. Y fue interesante comprobar que ambos llegaron, por separado, a la misma conclusión, que compartieron con nosotros evidentemente sin saber cada uno que eso era lo que el otro diría: que Israel es mucho más que el conflicto sobre el que tanto se habla , escribe y transmite.
Tras 18 días en el seminario, habiendo escuchado una multifacética variedad de posturas y opiniones diversas, entre las que la oficialista era solamente una más y no la primordial, Clara y Preve captaron lo mismo: que mientras afuera parecería que la información central, casi la única a veces, que genera Israel, es lo relacionado al conflicto con los palestinos, al conocer el país directamente, estando en Israel, se comprueba cuánto más hay en Israel que amerita ser conocido. Desde el dinamismo de Tel Aviv con sus múltiples start-ups, hasta los avanzados sistemas de riego, pasando por lo variado de su sociedad y su gente.
Israel es mucho más que el conflicto, nos dijeron ambos colegas.
Y tienen mucha razón.

Y al escribir estas líneas, damos una vuelta más de tuerca y agregamos un comentario, volviendo hacia atrás, al conflicto, a eso que domina la información pero no refleja todo, pero que sigue siendo parte de la realidad del israelí promedio aunque empuje para adelante como si esto no existiera.
Es que esta semana el terrorismo volvió a golpear y los analistas estiman que esto no está a punto de acabar. La incitación a la violencia en la sociedad palestina continúa galopante, y tiene resultados lamentables. No se miden únicamente en cantidad de muertos y heridos, sino en esperanzas que caen, en sueños hechos añicos, en cerebros envenenados de jovencitos que podrían seguir viviendo y tener éxito en la vida, si no les hubieran llenado el alma con odio que los lleva a acuchillar y así, luego, a morir.

Y pensábamos cómo puede alguien que no vive esta situación, captar , por ejemplo, lo que se vivió esta semana en una parada de ómnibus a la entrada de Jerusalem. Imagínense una parada repleta de gente esperando el ómnibus que lo lleve a casa, al gimnasio, al trabajo, al supermercado…y súbitamente, un coche que se movía con total libertad, como todo el resto, por la avenida jerosolimitana, acelera, se desvía y embiste a la gente .
Hubo once heridos, entre ellos un bebito de un año y pocos meses, herido grave.

El terrorista , que conducía un auto con matrícula israelí porque él mismo tenía cédula azul como todos y podía movilizarse con libertad, fue abatido de inmediato por un guardia y un civil armado que le dispararon antes de que logre salir del coche. Cuando la policía revisó el coche, encontró en el asiento al lado del conductor, un hacha, que cabe suponer pensaba empuñar para atacar a los civiles que hubieran quedado vivos en el atentado. Afortunadamente, no alcanzó.

Según Magen David Adom (la Estrella de David Roja) entre el 13 de setiembre y el 14 de diciembre, o sea el lunes de esta semana, 22 personas murieron víctimas de atentados (esto no cuenta por cierto a los agresores mismos que son abatidos luego de atacar) y 252 resultaron heridos, 21 de ellos de gravedad.
Y según datos de la Cancillería israelí, actualizados hasta el 6 de diciembre, en esta última ola terrorista hubo 91 acuchillamientos, 34 atentados con armas de fuego y 17 embestidas con auto sobre civiles o soldados israelíes en paradas de ómnibus, en mitad de la calle o en cruces diversos.

A pesar de todo esto, se sigue adelante con todo aquello que , con razón, Jaime y Eduardo notaron que es lo central en la vida de Israel, aunque la información periodística deje la impresión de que en Israel sólo se respira conflicto .

El conflicto, lamentablemente, a menudo se impone. El dinero que costará proteger de forma especial 300 paradas de ómnibus , tal cual decidió esta semana el Primer Ministro Benjamin Netanyahu, seguramente podría ser bien usado para otra cosa.

Claro que el conflicto se siente y es parte de la realidad. Cuando esta semana un terrorista embistió la parada en la calle Hertzel de Jerusalem, comenzamos a pensar quién de nuestros seres queridos, familiares y amigos, podría estar a esas horas por allí. Comenzó la cadena…y cuando del otro lado de la línea oíamos la voz de quien temíamos podría haber estado en el lugar del peligro, pensando que llamábamos simplemente para ver qué tal, el corazón se aliviaba de un duro peso.
Pero es cierto…esto es sólo parte de la realidad.

Mientras los terroristas dedican toda su energía a pensar cómo matar, en Israel, además de pensar en cómo defenderse y vencer al terrorismo, se sigue pensando en ciencia, tecnología, cultura, en el mejor libro para leer y el start up más original para irrumpir al mundo moderno.
Podrían disfrutar de eso también los vecinos de Israel.

Ojalá llegue el día en que eso se concrete…y los seminarios especiales , como los que convocaron también a compatriotas colegas, ya no sean necesarios.

Autor: Ana Jerozolimski
Fuente: montevideo.com.uy
PorIsrael.org