kotel

Opinión: Cómo la UNESCO borra la historia

Al desligar el Monte del Templo del judaísmo, la Unesco ( Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura que busca, según se define a sí misma, hacer progresar a las naciones del mundo sin que por ello se pierdan la identidad y la diversidad cultural. ) borra la historia y los restos de confianza que aún le quedaban a alguien hacia la organización.

Bob Dylan, que acaba de ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura, tenía una maravillosa canción llamada “Forever Young” que empieza con estas palabras: “Que Dios te bendiga y proteja siempre. Que todos tus deseos se hagan realidad”.

Dylan contó que cogió estas maravillosas líneas de un rezo judío antiguo que aparece en el “Libro de los Números” (versículo 24, capítulo 6). Esta oración es la escritura más antigua jamás encontrada y fue descubierta grabada en las tablas de plata en la época del Primer Templo. Fue hallada en una cueva en Jerusalem escrita en el hebreo antiguo. Investigadores lo datan aproximadamente en el 600 antes de E.C. Ya entonces, Jerusalem era una vibrante ciudad judía donde su vida, comercio, rezos e incluso discusiones se realizaban en hebreo.

El hebreo, por cierto, era también el lenguaje usado por Jesús 600 años más tarde cuando entró en Jerusalem montado en un burro.

Quizá por eso, la última decisión de la Unesco de negar la relación entre Jerusalem, los judíos y el judaísmo es tan ofensiva y exasperante. Ellos incluso no se molestan en explicar la decisión limitándose a establecer de forma arbitraria que el Monte del Templo y la explanada del Muro Occidental (Muro de las Lamentaciones) adyacente, pertenecen a los palestinos al usar sólo los nombres árabes de los dos lugares pese a que la mezquita Al Aqsa fue construida en las ruinas del Templo judío unos 1,300 años después.

La Unesco decidió por razones políticas borrar la historia tal y como realmente fue. Y en el camino también borró su propia integridad y los restos de confianza y respeto que aún le quedaban a alguien hacia la organización.

Lo que es más embarazoso aún es que naciones democráticas con conocimiento de la historia-como España, Francia e Italia- se abstuvieron en la votación. Siguiendo la misma lógica, ¿España está dispuesta a devolver Andalucía a los musulmanes que le dieron su nombre original? Yo sé que puede parecer que intencionadamente estoy llevando el asunto al absurdo extremo pero, ¿por qué es absurdo cuando se trata de Europa y no cuando alguien intenta negar no solo el presente de Israel sino su pasado?

Esta resolución es tan extrema y sus motivos son tan ofensivos que han creado incluso disconformidad en el seno de la Unesco. El director del Consejo Ejecutivo se disculpó por la medida señalando que “es muy consciente de la relación entre Jerusalem y los judíos que nunca negaré”. La directora general de la Unesco, Irina Bokova, se desmarcó de la decisión y aclaró que “Jerusalem es la ciudad del rey David”. Yo me quito el sombrero hacia ellos por su honestidad pero sólo hace hincapié en la locura: dos dirigentes de la Unesco deben anunciar de forma oficial que lo escrito en la Biblia y en los libros de historia es correcto porque la organización que encabezan argumenta lo contrario.

No me sorprendió. Desde hace tiempo, la obsesión de algunos organismos de la ONU hacia Israel no es ningún secreto. En la última década, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó 61 resoluciones condenando la violación de los derechos humanos en todo el mundo, desde los 400,000 asesinados en Siria hasta Afganistán, Darfur o Iraq y otros conflictos en el mundo. En la misma década, la organización aprobó 67 resoluciones de condena a Israel. No es un error tipográfico. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condenó a Israel, una democracia que se rige por el Derecho Internacional y protege los derechos de la minoría, más veces que el resto de países del mundo juntos.

Otras organizaciones de la ONU han tomado parte de esta locura obsesiva. Por ejemplo en el 2014 la Asamblea General de la ONU realizó 24 condenas. Entre ellas, 20 contra Israel y sólo una se refirió a Siria. En su último informe, la Organización Mundial de la Salud (OMS) condenó sólo a un país. A Israel. La condena se centró en lo que la OMS llamó “ocupación israelí del Golán”. No hizo mención alguna al hecho que en el otro lado del Golán, en Siria decenas de miles de niños son asesinados y la única participación de Israel en los asuntos de salud es traer niños de Siria a nuestros hospitales para ser tratados.

Podría dar más ejemplos pero creo que han entendido la idea. Los hechos aparentemente no tienen importancia para la ONU. Cuando les dices que la única lógica explicación es el antisemitismo, ellos ponen cara de asombro y dicen que es una vergüenza que los israelíes usen siempre este argumento. ¿De verdad? ¿Tienen alguna otra explicación para este obsesivo foco en una sola nación, grupo y conflicto? ¿Tienen alguna otra explicación para que el único país de Oriente Medio que garantiza la libertad de religión a todos (traten de pensar en otro país ) es el que es atacado diariamente?

¿Tienen alguna otra explicación para que la Unesco ignore el hecho de que Israel, el Estado judío, prohíbe a los judíos rezar en el Monte del Templo para no ofender las sensibilidades de los musulmanes? ¿Tienen alguna otra explicación de por qué la resolución protesta ante los judíos “de extrema derecha” que visitan el Monte del Templo lo que supone una flagrante intervención en la política interna israelí? ¿Qué le importa a la Unesco el lado del mapa político al que pertenecen? ¿Quién les dictó esta cláusula en la decisión votada?

Aparte de escandalosa, la resolución es también peligrosa. El Monte del Templo es el lugar más sensible de Oriente Medio y quizá del mundo. La ola de terrorismo contra Israel de este último año estalló en torno a teorías conspirativas difundidas por fundamentalistas islamistas según las cuales Israel intenta variar el statu quo en el Monte del Templo. Israel explicó que no tenemos ninguna intención en cambiar el statu quo o dañar los derechos de los musulmanes. Yo soy miembro de la oposición en Israel pero en este caso puedo dar fe que nuestro Gobierno dice la verdad y la cumple pese a las dificultades.

Cuando jóvenes palestinos, ya alimentados por la incitación contra Israel, leen la última decisión de la Unesco se convencen de que las teorías conspirativas son ciertas. El siguiente paso es coger un cuchillo, arma o cóctel molotov y llevar a cabo un ataque terrorista. Personas morirán. Inocentes que no han hecho nada malo morirán. Es lo que suele pasar cuando organizaciones irresponsables se meten en complejas y sensibles situaciones que no entienden.

Cuando el Comité Ejecutivo de la Unesco se reúna para ratificar esta resolución, los países que se abstuvieron deben votar y tomar posición. Pueden tomar posición a favor de la historia, hechos y verdad o pueden admitir que tienen un problema con los judíos lo que es sólo un recordatorio de por qué nuestro pueblo necesita un país fuerte y libre.

Fuente: Enlace Judío México
Autor: Yair Lapid es líder del Partido Centrista Yesh Atid, ex ministro de Finanzas y miembro del Comité de Defensa y Exteriores del Parlamento. Esta nota la escribió horas antes de que la UNESCO reafirmara su extraña resolución.