Nuevo hallazgo: la mención más antigua de Jerusalem fuera de la Biblia

La Autoridad de Antigüedades de Israel reveló hoy un documento de papiro que contiene la conocida referencia extrabíblica más temprana a Jerusalem.

Un hallazgo raro e importante fue expuesto en una operación de imposición iniciada por la Unidad de la IAA para la Prevención del Robo de Antigüedades: un documento escrito en papiro y data de la época del Primer Templo (siglo VII aC) en la que el nombre de la ciudad de Jerusalem está claramente indicado. Es la primera fuente extra-bíblica que menciona Jerusalem en la escritura hebrea.

Netanyahu afirmó: “Esta carta es de 2.700 años y … escrita en hebreo – no árabe, no arameo, no griego, no latin – hebreo.”, tras el hallazgo del antiguo documento, en referencia a la resolución de la UNESCO ”

El documento, que fue saqueado ilícitamente de una de las cuevas del Desierto de Judea por una banda de ladrones de antigüedades y fue capturado en una operación compleja de la Unidad para la Prevención del Robo de Antigüedades de la IAA, fue presentada hoy (miércoles) en una conferencia de prensa de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Dos renglones de la antigua escritura hebrea fueron preservados en el documento hecho de papiro (papel producido a partir de la médula de la planta del papiro [papiro Cyperus]). Un examen paleográfico de las letras y un análisis C14 determinó que el artefacto debe fecharse en el siglo VII aC – al final del período del Primer Templo. La mayoría de las letras son claramente legibles, y la lectura propuesta del texto aparece como sigue:

“[Me-a] mat. ha-melekh. me-Na’artah. nevelim. yi’in. Yerushalima: ”
“De la sierva del rey, desde Na’arat, jarras de vino, a Jerusalén”.

Se trata de un documento de embarque raro y original de la época del primer templo, que indica el pago de impuestos o transferencia de bienes a los almacenes en Jerusalem, la capital del reino en este momento. El documento especifica el estado del remitente del envío (la sierva del rey), el nombre de la población desde la que se efectúa el traslado (Na’arat), el contenido de los vasos (vino), el número o cantidad (tarros) y su destino (Jerusalem). Na’artah, que se menciona en el texto, es el mismo Na’arat al que se hace referencia en la delimitación de la frontera entre Efraín y Benjamín en Josué 16: 7:
“Y descendió de Janoa a Atarot, y a Na’arat, y llegó a Jericó, y salió en el Jordán”.

Según el Dr. Eitan Klein, director adjunto de la unidad de la IAA para la Prevención del Robo de Antigüedades, “El documento representa una evidencia extremadamente rara de la existencia de una administración organizada en el Reino de Judá. Pone de relieve la centralidad de Jerusalem como la capital económica del reino en la segunda mitad del siglo VII aC. Según la Biblia, los reyes Menashe, Amon, o Josiah reinaron en Jerusalem durante este tiempo; Sin embargo, no es posible saber con certeza cuál de los reyes de Jerusalem era el destinatario del envío de vino”.

Laureado con el Premio Israel y profesor biblista (emérito) Shmuel Ahituv también atestigua la importancia científica del documento: “No se trata sólo de que este papiro es la fuente extra-bíblica más antigua que menciona a Jerusalem por escrito en hebreo; es el hecho de que hasta la fecha no se ha descubierto en Israel ningún otro documento escrito en papiro que date del período del Primer Templo, excepto uno de Wadi Murabba’at. También destaca en el documento la situación inusual de una mujer en la administración del Reino de Judá en el siglo VII aC “.

Según Israel Hasson, director de la Autoridad de Antigüedades de Israel, “El descubrimiento del papiro muestra que hay otros artefactos de gran importancia para nuestro patrimonio que están esperando ser encontrados en las cuevas del desierto de Judea. Bienes patrimoniales del mundo están siendo saqueados a diario por los ladrones de antigüedades únicamente por codicia. El Estado tiene que movilizarse y asignar los recursos necesarios con el fin de emprender una operación histórica, junto con el público, y llevar a cabo excavaciones sistemáticas en todas las cuevas del desierto de Judea”.

De acuerdo con la Ministra de Cultura y Deporte, MK Miri Regev (Likud): “El descubrimiento del papiro en el que está escrito el nombre de nuestra capital Jerusalem es una prueba más tangible de que Jerusalem fue y seguirá siendo la capital eterna del pueblo judío. Es nuestro deber cuidar el saqueo de antigüedades que tiene lugar en el desierto de Judea, y no menos importante es exponer el engaño de la falsa propaganda que una vez más está sucediendo hoy en la UNESCO. El Monte del Templo, el centro de Jerusalem e Israel, seguirá siendo el lugar más sagrado para los judíos, aunque la UNESCO ratifique la decisión falsa y desafortunada otras diez veces”.

Fuentes:
Arutz Sheva – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico
Israel Hayom