michal-chernovitzky

Mujeres judías ortodoxas buscan su lugar en el Parlamento israelí

Un gran número de mujeres haredim están exigiendo que los partidos políticos que representan a su sector, permitan ingresar a las mujeres en sus listas electorales por primera vez en la historia de Israel.

La lucha comenzó en Facebook – bajo el lema “sin votos sin representación”, con alrededor de 3.000 miembros en la red social, llamado a las mujeres a boicotear las facciones haredim en su formulación actual.

La campaña feminista se elevó la mañana del viernes por una carta abierta a los dirigentes de los partidos ortodoxos Shas y United Torah Judaism, en la que describen formalmente  sus demandas.

“Este es el momento para una justicia histórica, y está en sus manos”, el grupo afirmó en la carta. “Estamos convencidas de que la representación femenina conseguirá poner nuestras preocupaciones en la Knesset de una manera justa y equitativa.

“Ha llegado nuestro momento de recibir el respeto que merecemos, siendo que sostenemos el mundo de la Torá en nuestras espaldas, en la forma de una representación femenina apropiada en las listas haredim”.

Entre las firmantes estaban una serie de potenciales políticas. Una de las más destacadas fue Racheli Ibenboim, de 29 años, miembro del grupo jasídico Ger en Jerusalén. Ibenboim fue nominada recientemente al consejo de la ciudad de Bait Yehudi, pero se retiró después de recibir amenazas.

Racheli-Ibenboim

Racheli Ibenboim

“Nuestro lugar en la sociedad haredi es cada vez más central, y tenemos representación en muchas áreas – pero no en la política”, dijo. “Hay una serie de temas candentes que no se están tratando, como el empleo, el salario y la falta de conciencia respecto a la salud que provoca que las mujeres haredi tengan una mayor mortalidad por cáncer de mama.

“Estas cosas deben ser atendidas.”

Otra signataria, Michal Chernovitzky, 34, de El’ad, supo integrar un partido pionero que incluyó sólo a las mujeres, pero no logró ser elegida. “No creo que la razón de que no nos incluyan sea a causa de los rabinos,” dijo ella. “A los líderes simplemente no les gusta renunciar a los centros de poder.”

“Aryeh Deri, por ejemplo, usa constantemente cómo ejemplo a su esposa, que no quiere entrar en la política. Aquí, estamos diciendo que no es cierto. Las mujeres haredim quieren participar, y es el momento para que eso suceda.

Por su parte la activista social Esty Reider-Indorsky, de 42 años, de Ramat Gan, se comprometió a no votar a un partido Haredí si en su lista no hay mujeres.

“No acepto el argumento de que porque los líderes rabínicos se oponen a esto, entonces debe ser prohibido. Los rabinos están atentos a los susurros de la gente, y en el pasado también se opusieron a la educación, y años más tarde lo permitieron. En última instancia no hay obstáculo real.”

Ha habido una parlamentaria haredi en el pasado, pero Tzvia Greenfeld lo hizo dentro del partido Meretz, no un partido haredi. Antes de las próximas elecciones, algunos partidos están cortejando a Adina Bar Shalom, la hija del rabino Ovadia Yosef y ganadora del Premio Israel, pero ninguno de ellos del sector haredi.

Algunas mujeres haredi están activas en la arena política, pero no como miembros de la Knesset. Menachem Moisés tiene una ayudante haredi femenina, e incluso el presidente, Reuven Rivlin, tiene una jefe de oficina haredi – Rivka Ravitz, viuda del difunto parlamentario Avraham Ravitz.
Mientras tanto, los partidos haredim se negaron a reaccionar a la carta abierta.

Fuente: Yediot Ajaronot – Traducción: Hebreos.Net