Lo matarían por ser gay y judío, pero arriesgó todo por ayudar a los palestinos

Antes de viajar a Gaza, desde los Estados Unidos, este médico judío, gay y estadounidense, tomó algunas previsiones. Se casó con su novio mexicano, de apellido Navarro y tomó su apellido, también sacó un segundo pasaporte estadounidense donde no figurara su segundo nombre hebreo, Zvi. Así, dejó de ser Adam Zvi Kawalek, al menos en los documentos.

“De esa manera, automáticamente podría hacer Kawalek mi segundo nombre y tomar el apellido de mi marido, Navarro, como mi apellido. También protegía a mi marido legalmente si algo llegara a sucederme”, explica.

En el mejor de los tiempos la Franja de Gaza no es un lugar cómodo para ser judío – o gay. Pero con un conflicto militar que se libraba entre Hamas e Israel era aun mucho más difícil, y el, un médico que quería ayudar a los habitantes de Gaza afectados por los combates, y conocer y comprender el conflicto palestino-israelí de primera mano, tomó todas las previsiones para que no lo mataran por ser quien es, judío y homosexual.

“Mientras estuve allí, yo no era exteriormente judío ni gay.”, dice Kawalek.  “Estaba protegiendo mis identidades con motivo de auto-preservación”, agrega.

El médico está al tanto de los ataques en su contra, donde lo califican como un izquierdista ingenuo, o como un judío con auto-odio, pero no le importa.

Fuente: Times of Israel