noy

‘Le rogué: Almog, levántate, no me dejes aquí sola’

El duelo de la novia de Almog Siloni Z”L, el soldado asesinado a puñaladas en el ataque terrorista de Tel Aviv. Ella habló sobre sus últimos días, sus planes de futuro y sus sueños rotos.

Después de enterrar a su novio, Almog Siloni Z”L, en el Monte Herzl en Jerusalén, Noy Hilo corrió a su habitación en la casa de sus padres en Modín y se desplomó en su cama. “Lloré como nunca he llorado en mi vida, grité, ‘Almog, quiero que veamos televisión juntos, comer juntos, ¿por qué eso no puede suceder nunca más?’

“Nuestras dos familias estaban conmigo y lloraban, también. Michal, su madre, me consoló, pero no pudo calmarme. En lugar de calmarla y apoyarla a ella, ella estaba allí para mí. No podía pensar en nada, sólo que se llevaron al amor de mi vida “, dijo Noy.

Ella está pálida, abatida. Desde el ataque terrorista en Tel Aviv, donde un palestino apuñaló a Almog hasta la muerte, ha sido incapaz de dormir, apenas come o bebe, y está constantemente tratando de superar sus sollozos incontrolables con la ayuda de sedantes.

Noy reconstruye el terrible momento cuando vio a su amado tirado en un charco de sangre, el momento en que un paramédico trató de reanimarlo. “Esa imagen no me dejará. Cierro los ojos y cuando los abro, veo a Almog cubierto de sangre y grito”.

Hablar de esto es difícil para ella. Se toma un descanso, se envuelve en los brazos de Mazal, su madre. Toma un respiro y recuerda la mañana del lunes, el último día de la vida de Almog, un día que comenzó con un abrazo y terminó en asesinato.

El último día de Almog

“Almog se suponía que debía ir a un chequeo en una clínica de Tzrifin debido a un problema en la rodilla y luego regresar a la base de la fuerza aérea en Nevatim. Había estado en casa desde el miércoles, y el lunes, después de preparar mí comida, para comer en la escuela, lo dejé con el coche de mi padre en la parada del autobús a Tzrifin.”

“Se bajó del coche, me dijo que me amaba, y yo le dije que realmente lo echaría de menos. Almog, que tenía un buen corazón, trató de calmarme y me dijo, ‘está bien, cariño, sólo tenemos que pasar separados tres días – martes, miércoles, jueves – y entonces estaré en casa “. “Pero yo no quería dejarlo y traté de conseguir un par de segundos más. Yo dije, ‘eso es mucho tiempo,’ y él me dijo que me amaba y salió.”

“Me quedé allí con mi pie en el freno, no quería conducir lejos de la parada de autobús. Él me dijo, ‘Noy, tienes que coger un autobús a la escuela pronto “, me dio un beso y se fue al bus. Ese beso y sus últimas palabras me vuelven loca.”

“Llame a una ambulancia”

Una vez que Almog se subió a su autobús, Noy siguió su camino. Ella dejó el coche en la casa de sus padres, su padre la llevó para que tomara el tren, y ella hizo su viaje habitual a Tel Aviv para ir a la escuela. Al igual que cualquier otro día, se bajó en la estación de HaHagana y caminó unos 20 minutos a la escuela.

“Esa mañana, en medio de la clase de gramática, de repente una de las chicas de mi clase preguntó cuando nos íbamos a casar, y el profesor de la clase se detuvo para preguntar qué estábamos hablando, y así se inició una conversación en clase acerca de las bodas”.

“Después, Almog me envió un mensaje para decir que había sido remitido a una clínica de Jerusalém, y dijo que estaba en camino a la estación de HaHagana para tomar un tren a Beer Sheva. Le sugerí que nos encontremos antes de su regresó a la base, pero me explicó que su comandante le estaba presionando para volver tan pronto como sea posible, y me pidió que lo llamara cuando yo esté en un descanso. Cuando llamé, le dije acerca de la charla de la boda en la clase y nos reímos, cuando de repente la línea se cortó. Esto fue alrededor de 12:10. habíamos hablado durante cinco minutos antes de que la línea se desconectó “.

“La segunda vez que llamó, oí caer el teléfono en el suelo. Esperé a que lo recoja. No había oído ningún grito, sólo una conmoción. Después de unos minutos de espera en la línea, le grité, ‘Almog, Almog, ¿dónde estás?’ Debido a la conmoción que escuché en la línea me di cuenta de que algo debía haber sucedido. Me dije que él era una buena persona y, probablemente, se apresuró a ayudar a alguien, pero todavía tenía un mal presentimiento. Le dije a mis amigos en la escuela que algo parecía estar pasando y luego, con el teléfono en mi oído, oí a alguien gritar, “llamen una ambulancia, que está inconsciente. ‘

“Me decidí a colgar y llamar de nuevo, pero no hubo respuesta. Dejé la escuela, empecé a correr como una loca a la estación y llegué en siete minutos. Todo el tiempo grité como una loca, ‘Espérame, Almog, yo estoy llegando ‘. Cuando llegué, un hombre bloqueó el camino y no me dejó pasar, y le pedí que me diga si había un soldado involucrado, pero no quiso responder. Lo empujé , y entonces vi a mi Almog en un charco de sangre. Le habían quitado parte de su uniforme y un equipo de paramédicos le realizaba la reanimación.

“Quería tocarlo, pero no me dejaron. El policía que estaba allí preguntó por su nombre y yo sólo lloré, y grité, ‘Almog, no me dejes. Te amo.” Pensé que me iba a escuchar y levantarse; no me esperaba un final tan terrible.”

“Me desmayé. La policía llamó a una ambulancia, los paramédicos tiraron agua sobre mí y me llevaron al hospital junto con una persona mayor, que más tarde resultó ser el hombre que luchó contra el terrorista.

“En el hospital, me llevaron a ver a los psicólogos, me dijeron que yo era valiente porque tenía la fuerza para correr y ver lo que había sucedido por mí misma. Pero no me sentía valiente. Me dieron sedantes, pero no me calmaron, y nada estaba bien.

“La idea de que yo estaba en el mismo hospital que el terrorista despreciable que asesinó a mi amor, me vuelve loca. Él estará en la cárcel durante años, conseguirá educación, verá la televisión, e incluso podrá ser liberado en algún acuerdo, y nosotros perdimos a nuestro ángel para siempre. Me pone loca. ”

“Él está en el cielo y yo estoy aquí “

En esta etapa, cuando el dolor se mezcla con la ira, Noy pierde su fuerza y cae en un profundo silencio. Le lleva un par de minutos retomar. “Me imagino lo que pasó y no puedo creer que es real. Cuando llegamos al hospital de Tel Hashomer, donde Almog estuvo en el quirófano durante horas, hubo un momento de esperanza cuando se anunció que su pulso había vuelto. Dijimos oraciones y yo así esperaba lo mejor, pero luego sentí que todo mi mundo había sido destruido, me derrumbé.”

“Cuando anunciaron que eso era todo, que él se había ido, y se retiró el cuerpo de la sala de operaciones, le miré y le rogué, ‘Almog, levántate, no me dejes aquí sola.” Pero mis palabras no tenían poder. Me quedé completamente sola. Sé que ahora está en el cielo y él es feliz, pero yo estoy aquí, y nunca voy a ser feliz por el resto de mi vida “.

Almog, 20, y Noy, de 19, se conocieron hace unos tres años a través de un amigo mutuo en Modi’in, donde vivían. Ella lo llamaba “mi ángel” y él la llamaba “mi belleza”. Durante un año, fueron sólo amigos, y luego el vínculo se convirtió en una relación. “El venía de una familia religiosa y yo venía de una tradicional, yo estudié en una escuela laica en Modi’in y el estudió en una yeshiva (escuela religiosa), así que pensé que había una distancia entre nosotros. Al principio era sólo una relación estrecha, como hermano y hermana – le contaba todo, conseguía consejos – y sólo después de un año, cuando nuestros amigos no paraban de decir cuan compatibles éramos, nos convertimos en una pareja.”

“Él me ayudó a conseguir estar más cerca de Dios, no por obligación, sino con devoción. Me hizo un poco más religiosa, y cuando todo el mundo decía que yo había cambiado, yo explicaba que era debido a Almog, que sabía cómo calmarme. Cuando estaba triste , él me hacía sonreír. cuando estaba en su base, yo estaba molesta y cuando tenía tiempo libre para venir a casa yo era feliz. El siempre dijo que en sus oraciones, dio gracias a Dios de que él tuvo la suerte de encontrarse conmigo y que no había otras chicas como yo “, dijo Noy, y una pequeña, tímida sonrisa se deslizó sobre su cara por primera vez.

El tema del matrimonio tuvo un papel central en sus conversaciones en el último año. “Yo siempre le decía a Almog que lo veía como mi marido y el padre de mis hijos, y me dijo que sólo quería que yo fuera feliz en la vida. No hace mucho tiempo, incluso dijimos a nuestros padres que queríamos casarnos. Empezamos a ahorrar dinero para nuestra boda y Almog, que era un planificador, explicó que él no quería vivir alquilando, quería comprar una parcela de tierra en un moshav cerca de Modi’in y obtener una casa móvil, y, finalmente, venderla para comprar una casa en Modi’in cerca de nuestras familias “, recordó.

Almog le dijo a los padres de Noy sobre su plan secreto para proponerle casamiento el día en que termine su servicio militar, para lo cual faltaban cuatro meses. Noy descubrió el plan sólo después de su muerte. Aunque no había ninguna fecha o propuesta formal, Noy admitió que ella ya había empezado a imaginar los detalles de la boda.

“Una amiga se casó hace unos meses, y yo pensaba que quería algo en su estilo. Tomé una foto de ella con mi teléfono, para así tener una idea para el vestido. Hace unos días, yo estaba sentada en la escuela y no podía pensar en los problemas de matemáticas, miraba vestidos de boda en línea. No pensaba en el trabajo y una carrera. Quería casarme y formar una familia con Almog. Incluso sabíamos los nombres que le daríamos a nuestros hijos. Ahora, que todo se derrumbó, es mejor permanecer en silencio “.

noy-almog-2

Almog se alistó en el ejército como parte de la Brigada Nahal Haredi, que permite a los israelíes religiosos servir dentro de un marco de observador, y fue asignado a la Fuerza Aérea.

“Le encantaba el ejército y quería seguir sirviendo. Más que nada, él soñaba con ser un oficial, pero cuando hablaba de la formación de oficial, le pedí que renunciara a ella. No veía para nosotros una vida militar. Quería que nos casáramos y tener una vida normal. Almog renunció a su sueño por mí, pero no renunciaba a contribuir con el país, y tenía previsto unirse a la policía después de que terminara el ejército. Y ahora, ¿dónde está Almog, y donde están sus planes? ”

Durante su última licencia, desde el pasado miércoles hasta el lunes en que fue asesinado, pasaron cada minuto juntos, como siempre.

“El jueves estuvimos en un restaurante en Rishon Letzion, el viernes estuvimos en casa de mis padres, donde nos sentamos en el porche fumando una pipa de agua, y luego hicimos Shabat en casa de sus padres ‘. El domingo, le compré un suéter. En el restaurante, yo quise pagar, y él arrebató mi tarjeta de crédito, insistiendo en pagar con su pequeño sueldo del ejército. Le dije que al menos yo pagaría la propina, porque después de todo, yo trabajo como vendedora en Zara y tengo un salario, pero no estuvo de acuerdo, como si supiera que era la última vez “.

noy-almog

La última foto de la pareja

Todo su cuerpo duele, dice ella. “Por la noche, antes de que lo enterraran, soñé con él. Lo ví frente a mí, tenía una enorme sonrisa y vi que estaba feliz. Él dijo que estaba mirándonos  desde lo alto y me pidió que fuera fuerte, y eso fue todo, él no dijo nada más. Yo lloré, corrí fuera de la cama y corrí a la cama de mi madre.”

“Unas horas más tarde, en el funeral, me acosté en la tumba y no quería moverme. ‘Tienes que venir conmigo, al hogar de Modi’in, no puede ser de otra manera,” le dije . Echo de menos su abrazo que me calmaba tanto. Cuando se iba a su base por dos semanas, le preguntaba cómo iba a aguantar tanto tiempo sin él y él siempre decía, ‘vamos a superarlo’. “¿Cómo puedo estar ahora sin él, y dónde está su respuesta? “-se preguntó ella en un susurro, con lágrimas que asfixiaron su garganta.

Fuente: Yediot Ajaronot – Traducción: HebreosNet