Riego-por-goteo

“La revolución goteo” por todo el mundo

Cuando en 1972 se le acercaron los fundadores de la empresa Netafim en ciernes, Rafi Mehoudar no tenía ni idea de que pronto desarrollaría una de las tecnologías de riego más utilizadas en todo el mundo.

Dije: “Yo no sé lo que es la agricultura, no sé lo que es un kibutz, no sé lo que es un gotero”, dice Mehoudar al Jerusalem Post . En ese entonces, Mehoudar era un ingeniero joven que trabajaba en un regulador de presión para rociadores. El fundador de Netafim lo contactó con el objetivo de mejorar la tecnología de riego por goteo inicialmente creada por su inventor Simcha Blass. Rápidamente cristalizó una asociación, y – junto con científicos de Netafim – Mehoudar pasó a desarrollar numerosos tipos de tecnologías de goteo en los últimos años.

Por su trabajo innovador en el sector de riego por goteo, Mehoudar encenderá una de las antorchas del Día de la Independencia este año.

“Estoy muy contento de que este año el gobierno decidiera que sean los innovadores quienes encienden la antorcha – los innovadores tuvieron un serio impacto en Israel y en el mundo”, dice Mehoudar, que ahora tiene 70 años. “Es muy alentador”.

En el Kibutz Hatzerim, lugar de nacimiento de Netafim, la decisión de continuar con el desarrollo de la tecnología de riego por goteo surgió de la necesidad.

“Habíamos pasado por una crisis muy difícil”, dice el co-fundador y residente en Hazterim, de 84 años de edad, Uri Werber de Netafim. “La llamaron la “crisis de la sal”- encontramos muchas capas de sal en nuestra tierra. Por lo tanto, no [producíamos] cultivos. Fracasábamos totalmente en la agricultura. Al final llegamos a la conclusión de que necesitábamos industria”.

Después de oír hablar sobre el trabajo inicial de Blass en el riego por goteo, Werber se reunió con el inventor en 1964, y en agosto de 1965 se firmó un acuerdo entre Blass y el Kibutz Hatzerim. En enero de 1966, se fundó Netafim.

“Fue la primera planta en el mundo con riego por goteo”, dice. “Este año, celebramos sus 50 años”.

Si bien los miembros del kibutz asumieron un riesgo al emprender una tecnología totalmente nueva, Werber explica que sólo hicieron una pequeña inversión inicial y pudieron utilizar un edificio industrial vacío ya equipado con electricidad y agua.

“Había riesgo, pero no era grande”, dice, señalando que todo el equipo podría haberse vendido fácilmente si los esfuerzos no daban resultado. “Al cabo de unos seis u ocho meses … comprendí que estábamos en camino hacia un gran éxito”.

El invento de Blass aportó a la empresa algunos logros iniciales, pero no fue hasta que Netafim reclutó a Mehoudar y sus conocimientos que la empresa comenzó su trayectoria de éxito mundial de la que sigue gozando al día de hoy.

“Los goteros de Blass y su hijo eran muy innovadores, pero [no suficientemente buenos], dice Werber. Rafi trajo consigo productos de goteo realmente de calidad superior”.

Cuando Werber y sus colegas se dirigieron a Mehoudar, este era un joven ingeniero conocido por su trabajo en el desarrollo de reguladores de presión para rociadores. En ese momento, la empresa tenía necesidad de mejorar los mecanismos de riego por goteo para hacerlos más resistentes a los cambios de presión, cambios de temperatura y la obstrucción, dice Mehoudar.

“Ellos me enseñaron, y al poco tiempo, me dieron una lista de deseos“, añade.

Mehoudar siempre ha mantenido su propio laboratorio de investigación y desarrollo independiente, pero Netafim tiene los derechos exclusivos para la fabricación y venta de los sistemas que ha desarrollado. A día de hoy, cuenta con 55 patentes diferentes, explica.

“Hoy en día todos los goteros que se fabrican son innovaciones mías“, dice Mehoudar.

Ran Maidan, que se convirtió en el CEO (Director General) de Netafim en febrero de 2014, llama a los inventos de Mehoudar “un salto significativo” de los modelos originales que había creado Blass, atribuyéndole el mérito de crear “la revolución por goteo”.

“Simcha inventó el gotero, pero Rafi lo desarrolló“, dice Maidan. “Él creó la cultura y la aspiración de la empresa para la innovación”.

Mehoudar continúa “recopilando ideas para el futuro y nuevas revoluciones para los goteros,” y está en constante contacto estrecho con Netafim. Además de su trabajo con la empresa, Mehoudar y su hijo están construyendo un laboratorio en el Technion donde los inventores jóvenes en edad escolar de secundaria podrán hacer consultas sobre sus ideas en los campos de la mecánica, electro óptica y electro-mecánica.

En términos de riego por goteo, sin embargo, Mehoudar subraya que todavía es necesario mejorar los modelos de gama baja y hacer el sistema más barato y más accesible.

“Una vez que lo abaratas el mercado potencial es mucho, mucho más alto”, dice.

En el camino, Netafim se ha enfrentado a algunos retos, en particular la resistencia inicial de los agricultores en muchas culturas alrededor del mundo a adoptar nuevas tecnologías sobre sus métodos tradicionales, Werber explica. “Poco a poco hemos avanzado”, dice, señalando que la compañía fue capaz de devolver sus inversiones muy rápidamente.

“No hay ninguna empresa [en Israel] que venda en muchos países por todo el mundo”. Hoy en día, la empresa vende sus productos en unos 110 países, con 28 filiales y 16 plantas de fabricación – tres en Israel y 13 en el extranjero – explica Maidan.

En promedio, los agricultores que emplean la tecnología logran un rendimiento de la cosecha un 50% superior con una entrada 50% más baja, añade. “Se trata realmente de la cosa más importante del mundo, que es la escasez de alimentos”, dice Maidan. “Lo que estamos haciendo es cada vez más con menos. Creo que la fuerza de Netafim es que se desarrolló partiendo de una pequeña fábrica de kibbutz a la empresa de riego marca número 1 en el mundo”.

A medida que la compañía celebra sus 50 años de actividad, Maidan dice que sus objetivos para los próximos 50 años implican mantener el posicionamiento de la empresa como líder en investigación y desarrollo y las inversiones asociadas con goteros, así como el fortalecimiento de su papel en mercados nuevos y emergentes – como los de China, India y África.

Mientras Netafim tiene una presencia en estas regiones, su posición sigue siendo pequeña en relación con el potencial existente, explica. Maidan también hace hincapié en la importancia de centrarse más en cultivos de productos básicos como caña de azúcar, maíz y algodón.

Durante todo ese tiempo, dice, es fundamental “seguir ofreciendo la mejor solución” a los agricultores y permitirles “crecer más con menos”. “Es por lo que nos despertamos cada mañana”, dice Maidan. “Sólo estamos al principio de la jornada, y el potencial de cara al futuro es muy grande”.

Para Werber, que ha estado con la compañía desde que era sólo una idea, el Netafim de hoy está muy lejos de lo que él soñó originalmente. “Al principio, esperaba una fábrica de éxito, pero en términos israelíes”, dice, nunca soñando con su presencia global. “Nuestra visión – y siento que no estamos lejos de alcanzarla – es simplemente la transición de la mayor parte de la agricultura del mundo al riego por goteo”, Werber añade.

“Cuando llego a una aldea en la India o en África del Sur o en Colombia, y veo agricultores pobres, y cómo aumentando su calidad de vida y el crecimiento de sus cultivos, gracias a la irrigación por goteo – esa es mi visión”.

Fuente: The Jerusalem Post – Enlace judío de México