La nueva fórmula para bebés no contiene lácteos ni soja

Los israelíes han desarrollado la primera fórmula del mundo para lactantes, en base a vegetales, que cumple con las regulaciones nutricionales internacionales sin contener ingredientes problemáticos. Más de la mitad de los bebés alimentados con fórmulas para lactantes, sufren de malestar gástrico, sarpullidos, problemas respiratorios, y otros signos que muestran que no pueden tolerar la leche de vaca. La única alternativa, una fórmula de soja, es el último recurso dado a posibles efectos hormonales de sus poderosos fitoestrógenos.

Un nuevo producto, en base a vegetales, llamado INDI (en inglés, Innovadora Fórmula para Lactantes no – Láctea), desarrollado por dos ejecutivos israelíes de alimentos para bebés, podría proporcionar a los padres del mundo, una opción largamente buscada que no contenga ni leche de vaca, ni soja, pero que sí tenga todos los nutrientes requeridos por las regulaciones internacionales.Esta novedosa fórmula surgió de la investigación, de prueba y error, de Uriel Kesler y Hamutal Yitzhak, dueños de Heart Baby Food. Yitzhak trabajaba en la fórmula de lactantes Similac de Laboratorios Abbott, y Kesler manejaba productos de consumo y alimentos para bebés en Promedico.“Cuando trabajaba para Similac, observé que el 50 por ciento de las madres cambiaban de fórmula todo el tiempo, porque sus bebés tenían diferentes tipos de síntomas, y los médicos no sabían qué decirles”, comenta Yitzhak.Kesler experimentó el problema, en forma personal, cuando su nieta no podía ingerir la fórmula común. Le  preparó una bebida en base a pasta de almendras – que le gustó y pudo tolerarla bien.

En esa ocasión se preguntó por qué no se utilizaban las almendras en el gigantesco mercado de fórmulas para lactantes.“Alrededor de 130 millones de bebés nacen anualmente”, cuenta Kesler. “En sus primeros tres años de vida, consumen mayormente nutrientes lácteos de una sola fuente – la pobre vaca – y al margen, cuentan con las fórmulas basadas en la soja”.Kesler e Yitzhak alquilaron un espacio en una pequeña instalación industrial del Instituto de Tecnología Technion, y comenzaron a experimentar con las almendras. La pasta de almendras sola no cumple con las regulaciones para la precisa proporción de proteínas, grasas, carbohidratos y aminoácidos esenciales en fórmulas para lactantes. Además, la textura oleosa de la pasta no era acorde para una fórmula en botella.“Luego de intentar con varios ingredientes,  hallamos otra planta, cuya identidad no podemos revelar, que en su justa proporción con las almendras nos brinda lo que necesitamos”, cuenta Kesler. “Nuestra particular combinación de dos plantas, en la correcta proporción, nos dio la respuesta”.Los investigadores ya se encuentran en conversaciones con los grandes productores de fórmulas para bebés.  “Nos dirigimos a todo el mercado, para ofrecer un sustituto general a la leche y la soja”, declara Yithak.

“El cambio ocurrirá; será necesaria una alternativa en los próximos 10 años. La pregunta es quién será el primero en el mercado”.

Fuente: Cidipal