La “aristocracia judía”: Conocidos apellidos de provincia argentina pasaron a ser de origen judío

Muchos apellidos tradicionales salteños (en referencia a Salta, provincia norteña de Argentina) provienen de los sefardíes de España.

Según el censo realizado por la Iglesia Católica de España, hay una lista con más de 5.000 apellidos israelitas definidos, por el Santo Oficio de España.

Según los archivos del Santo Oficio, son más de 5.000 los apellidos de origen judio que aún se utilizan en el mundo. Los Apellidos están extraídos de libros de las listas de los penitenciados por el Santo Oficio de la Santa Inquisición, de los censos de las Juderías y de otras fuentes que indican claramente que la persona portadora del apellido es Israelita o Judeo-converso.

La lista de apellidos de familias, publicada por el Gobierno español, es la primera nomina oficial de los Judíos ibéricos, tras 500 años de no ser reconocidos como judíos, y pertenecen al pueblo Sefardí. Esta lista actualizada se usará para dar la ciudadanía a descendientes de sefardíes que sean judíos y pertenezcan a una organización comunitaria reconocida.

Según el censo realizado por la Iglesia Católica de España, hay una lista con más de 5.000 apellidos Israelitas definidos, por el Santo Oficio de España. La lista es el resultado del censo de las Comunidades Israelitas de España realizadas por la Iglesia Católica. Los Apellidos están extraídos de libros de las listas de los penitenciados por el Santo Oficio de la Santa Inquisición, de los censos de las Juderías y de otras fuentes que indican claramente que la persona portadora del apellido es Israelita o Judeo-converso.

En la extensa lista figuran apellidos sumamente comunes en nuestro país, como Gómez, González o Fernández y algunos de fuerte raigambre en Salta como Saravia, Cornejo, Arias o Castellanos, todos ellos de una fuerte presencia en el NOA,

Algunos ejemplos de apellidos combinados, ambos de origen judio: Saravia Toledo, Mena Saravia, Cornejo Costa, López Sanabria, Arias Linares, entre otros.

Un ejemplo muy documentado es Benavides es un apellido y un linaje con un previo y comprobado origen real, no sólo judío, como el mismo apellido lo evidencia, sino español, francés, alemán, inglés, e, incluso, italiano y portugués; fruto de la ulterior castellanización del regio linaje de los Ben-Avid o Ben-David, los hijos y descendientes del Rey David, que tiene un primer origen en la Casa de Jacob y en la tribu de Judá.

En la jerga local, “Los Cholos”, siempre reivindicaron y enaltecieron sus orígenes españoles y católicos y sus supuestos y ancestrales parentescos con familias nobles de la península Ibérica.

Sin embargo muchos de ellos, pertenecían a los llamados “Marranos” judeoconversos de los reinos cristianos de la Península Ibérica que “judaizaban”, es decir, que seguían observando clandestinamente sus costumbres y su anterior religión.

El criptojudaísmo de los marranos fue justificado por los rabinos con el argumento de que los judíos podían, e incluso debían fingir convertirse a otra religión si creían en peligro su vida y estaban exentos de cumplir aquellas prácticas del culto que pudieran delatarles sólo se les exigía en última instancia que mantuvieran la fe en sus conciencias.

Los descendientes de los miembros de la comunidad hispanojudía que mantuvieron su fe y tuvieron que exiliarse en 1492 como consecuencia del edicto de expulsión de los Reyes Católicos, se dispersaron por el norte de Europa y el Mediterráneo y America; y reciben la denominación de “sefardíes”, literalmente “españoles”(Sefarad es España). Eran, por tanto, judíos, y no cristianos. Con posterioridad, algunos marranos que salieron de España o Portugal se reintegraron a la práctica abierta del judaísmo en el seno de estas comunidades, a veces con el recelo de los que se habían mantenido fieles a su religión.

En su origen más remoto, Saravia, proviene del Persa y significa literalmente granizo y fue uno de los nombres sefardí más numerosos. Entre los Judíos Sefarditas hay apellidos referidos a cosas como: mesa, blanco, Joyas, vega, fuentes etc. judíos sefarditas convertidos a cristianos: Segovia, Saravia, etc.

Los ejemplos son miles, pero seria imposible, en pocas líneas resumir tan compleja historia sin caer en errores groseros, pero si se puede hacer una lista acotada de los más tradicionales apellidos salteños.

Aguilar, Aguilera, Alvarado, Alvarenga, Alvares, Álvarez, Alvaro, Alvear, Alonso, Ávalos, Benavente, Benavides, Benavídez, Barón, Binda, Blanco, Castellano, Castellanos, Castellón, Casteñeda, Castiblanco, Castilla, Castillo, Castro, Colina, Colindres, Collado, Collina, De La Cruz, De La Cuesta, De La Fuente, De La Garza, De La Guardia, De La Torre, De La Vega, Del Barco, Del Río, Dias, Díaz, Díez, Escribano,Escude, Escudero, Facio, Farah, Farias, Farías, Fazio, Fernández, Garmendia, Gutiérrez, Guzmán, González, Juárez, Junco, Juncos, Jurado, Lafuente, Lamas, Linares,Loaiza, Lobo, López, Macedo, Maceo, Machado, Machín, Machuca, Macia, Méndez,Mendieta, Mendivil, Mendoza, Meza, Michelena, Molina, Molleda, Mollinedo, Navaro, Navarrete, Navarrette, Oviedo, Pacheco, Paco, Padilla, Páez, Pandolfo, Paniagua,Pantigoso, Pantoja, Páramo, Pardo, Paredes, Pavón, Paz, Peña, Peñaloza, Perera, Pereyra, Pérez, Pintado, Pinto, Pizarro, Pla, Plá, Portuguez, Puig, Pujo, Pujol, Pulido, Quesada, Quevedo, Quezada, Quijano, Quintana, Raventos, Raventós, Rey, Reyes, Reyna, Riba, Ribas, Rincón, Río, Ríos, Rodó, Rodo, Rodrigo, Rodríguez, Saavedra, Sáenz, Saer, Salomón, Samaniego, Sambrana, San Juan, San Martín, San Román, Sanabria, Santamaría,Sanz, Saravia, Savala, , Savedra, Sepúlveda, Sequeira,Solís, Soliz, Tamayo, Tames,Tapia, Tapias, Tedesco, Teherán, Toledo, Ulibarri, Ulloa, Valdez, Valdiva, Valdivia, Valdivieso, Valencia, Vega, Vegas, Vela,Velarde, Velasco, Velásquez, Velazco, Velázquez, Vélez,Vidal, Zabala, Zabaleta, Zambrana, Zambrano, Zamora, Zamorano, Zavala, Zavaleta, Zeledón, Zepeda, Zuleta, Zúñiga.

Investigación de Huaity Gonzalez
para El Intransigente

Fuente: Por Israel – Radio Jai