calles-vacias-iom-kipur

Historias reales sobre Iom Kipur

Mientras estamos cerrando nuestras publicaciones hasta después de Iom Kipur, las familias ya se encuentran finalizando la tradicional comida antes del ayuno o en camino a las Sinagogas, y las calles de Israel se encuentran absolutamente vacías, compartimos con ustedes estas historias humanas que nos ayudan a entender el significado de este día.

En el libro de la Vida, Bendición, Paz y Sustento seamos inscriptos y recordados junto a todo Tu pueblo. Bendito eres Tu Adonai, Hacedor de la Paz.-
בספר חייםת ברכה ושלום ופרנסה טובה. נדכר ונכתב לפנך. אנחנו וכול עמך בית ישראלץ לחיים טובים ולשלום. ברוך אתה יי עושה שלום.-
Buena Firma para Todos.- Jatima Tova le culam.-חתימה טובה לכולם.-

Steven Sotloff: Dirigiéndose hacia Jerusalem
El mes pasado, después de que los terroristas islámicos asesinaran brutalmente al periodista estadounidense-israelí Steven Sotloff, su historia de gran coraje y fe salió finalmente a la luz.

Steven era un judío estadounidense que reporteaba desde el mundo musulmán, y por lo tanto, mantenía en bajo perfil su religión y el hecho que era ciudadano israelí. Cuando fue capturado por terroristas en Siria en el 2013, hizo todo lo que pudo para esconder su judaísmo de sus captores. Los familiares de Steven, aterrados de que si sus captores se enteraban que era judío le harían más daño, borraron todo rastro de su hijo de Internet y evitaron hacer peticiones públicas sobre su liberación.

Sin embargo, a pesar del gran peligro bajo el cual se encontraba, Steven Sotloff se las ingenió el Iom Kipur pasado para engañar a sus captores y ayunó e incluso rezó en dirección a Jerusalem en aquel sagrado día. Un ex prisionero que estuvo con Sotloff recuerda: “Les dijo que estaba enfermo y que no quería comer, a pesar de que ese día habían servido huevos. Él solía rezar secretamente en dirección a Jerusalem. Miraba en qué dirección rezaban (sus captores musulmanes, que miraban hacia La Meca, en Arabia Saudita) y ajustaba un poco el ángulo”.

En el medio de una Siria controlada por terroristas, rodeado de asesinos que estaban dedicados a la erradicación de los judíos y del Estado Judío, un hombre judío e israelí se mantuvo indomable y respetó Iom Kipur bajo las narices de sus captores.

steven-sotloff

Steven Sotloff Z”L

Arrestado por tocar el shofar

Bajo el dominio Turco y luego Británico, las actividades judías en el Kotel —el último remanente del ancestral Templo judío de Jerusalem y el lugar más sagrado del pueblo judío— se encontraban severamente limitadas. La ley británica codificaba las restricciones sobre los judíos que querían rezar allí: no podían recitar las plegarias en voz alta, no podían llevar un rollo de Torá y tenían prohibido tocar el shofar.

En Iom Kipur de 1930, en la conclusión del servicio final de Neilá, justo antes del atardecer, hubo un sonido que no se había escuchado en el Kotel en varias generaciones: el sonido del shofar. Un joven rabino, Moshé Segal, había llevado a escondidas un shofar al Kotel y lo había hecho sonar en el momento acostumbrado al final del servicio de Iom Kipur.
Rav Segal fue rápidamente arrestado, pero en los años siguientes otros jóvenes judíos tomaron su lugar. Todos los años entre 1930 y 1947 algún joven judío llevaba escondido bajo sus ropas un shofar al Kotel y lo tocaba en el momento apropiado al final de Iom Kipur. Los jóvenes trabajaban en equipos de a tres e intentaban tocar el shofar en cada extremo del Kotel y en el medio de este. Abraham Caspi, quien tenía 16 años cuando tocó el shofar en el Kotel en 1947, recuerda que le comandaron: “Tú serás el primero, y si no tienes éxito o si te descubren, alguien más lo hará”.

Los soldados británicos arrestaron cada vez a los jóvenes que tocaron elshofar. Cada uno de ellos fue juzgado y sentenciado a prisión por períodos de hasta seis meses. Pero aún así, los voluntarios no se amedrentaron. “Juramos dar nuestras vidas por la resurrección el pueblo judío”, explica Yakov Sika Aharoni, quien tocó el shofar en el Kotel a la edad de 16 años en 1936.

Cuando Jordania capturó la Ciudad Vieja de Jerusalem, prohibieron que cualquier judío se acercara al Kotel por 19 años. En 1967 Israel liberó el Kotel, permitiéndole a toda la gente —judíos, musulmanes y otros— acceder y elshofar nuevamente sonó. Abraham Elkayam, quien tenía 13 años cuando tocó el shofar en el Kotel en 1947, estaba peleando en el área, y rápidamente se abrió paso hacia el Kotel. Un soldado israelí estaba parado junto al Kotel, tocando el shofar, y Abraham le pidió si podía hacerlo él también. Abraham tocó el shofar y un soldado que estaba en las cercanías le preguntó por qué era tan importante para él tocar el shofar.

Abraham Elkayam le explicó que él había sido una de las últimas personas en tocar el shofar en el Kotel en 1947. El soldado entonces se presentó, y le dijo que él había sido el primero en tocarlo. Era Rav Segal, quien partió con la tradición anual en 1930.

shofar-kotel(Imagen ilustrativa)