Hamas: ”Arafat nos dio armas para la Segunda Intifada”

El líder palestino Yasser Arafat permitió que Hamás llevara a cabo ataques contra Israel tras el fracaso de las conversaciones de paz de Camp David en julio del 2000, y transfirió armas al grupo terrorista islámico a través de una organización fantasma que apareció de la nada en Gaza, reveló un alto oficial de Hamás.
Mahmud al Zahar, cofundador de Hamás y ex ministro de exteriores del grupo, explicó los antecedentes históricos de las conversaciones de reconciliación con Fatah en una entrevista ofrecida al canal de televisión Al Aqsa, órgano de propaganda de esa organización islamista.

Al Zahar señaló que tras seis años de persecución política de la Autoridad Palestina (AP) que comenzó en 1994, Arafat concluyó que las conversaciones de paz con Israel eran fútiles, a raíz del colapso de las negociaciones mediadas por el presidente norteamericano, Bill Clinton. Clinton e Israel han culpado a Hamás por el fracaso de las conversaciones, que fueron seguidas por la erupción de la Segunda Intifada y una ola de ataques suicidas con bombas contra las ciudades israelíes.

“[Arafat] envió a alguien del Aparato de Seguridad Preventiva al jeque Salah Shehadah y le dijo: ‘No tengo problema con que Hamás lleve a cabo operaciones’”, afirmó Zahar. Shehada era uno de los cabecillas del aparato terrorista de Hamás abatido por Israel en 2002.

Poco después apareció de la nada un grupo en Gaza que se hacía llamar “Fuerzas Omar al Mukhtar”. Al Zahar señaló que la dirigencia de Hamás estaba dividida sobre cómo relacionarse con el nuevo grupo. Algunos creían que Omar al Mukhtar estaba vinculado a Israel; mientras que otros apoyaban la idea de aprovechar el momento y lanzar ataques terroristas conjuntos con el nuevo grupo usando sus armas para los ataques de Hamás.

Finalmente, Hamás decidió tomar las armas, incluyendo lanzagranadas RPG, ofrecidas por Omar Al Mukhtar, que resultó ser un brazo de la Autoridad Palestina y de Fatah en Gaza, expresó Al Zahar.

“[Israel] le dijo a Abu Ammar (nombre de guerra de Arafat): ‘Escucha, no te trajimos aquí para esto, y luego fue cuando lo sitiaron [a Arafat en el complejo de la Mukata en Ramallah], Cisjordania fue ocupada nuevamente y se deshicieron de él”.

Las declaraciones de Al Zahar le dan mayor credibilidad a la tesis de que la Segunda Intifada fue más un esfuerzo premeditado de Arafat para inflamar la calle palestina que un levantamiento espontaneo.

Muchos funcionarios israelíes sostienen que Arafat instigó la Segunda Intifada para desviar la culpa por su rechazo a avanzar hacia un acuerdo total con Israel en las conversaciones de Camp David.

Fuente: OSA Filial Córdoba