Escuche Kol Nidrei: La oración que mañana se entonará en todas las sinagogas del mundo

Si bien Kol Nidrei, la plegaria en la que se anulan los votos hechos durante el año pasado, se considera tradicionalmente una de las plegarias más importantes de todo el año, en realidad, en la literatura judía, no hay muchas fuentes que apoyen este concepto.

Sin embargo, la pregunta sigue en pie: ¿Por qué la tradición judía le da tanta importancia y tanta solemnidad a esta plegaria aparentemente técnica?

Están aquellos que sostienen que el motivo se remonta a los días de la Inquisición española cuando los conversos (los judíos que optaron por convertirse al cristianismo en vez de ser expulsados o muertos, pero que en el corazón conservaron su fidelidad al judaísmo, como así también cierto nivel de observancia) se congregaban en la víspera de Yom Kipur en las sinagogas escondidas. Antes de comenzar los servicios, los judíos conversos le suplicaban a Di-s con los ojos llenos de lágrimas que los perdonara por todas las afirmaciones públicas que habían hecho el año anterior y que eran contrarias a la doctrina judía. Esta es, supuestamente, la razón por la que el Kol Nidrei va precedido por la siguiente afirmación: “… por la autoridad del tribunal celestial y por la autoridad del tribunal terrenal, por la presente autorizamos rezar con los transgresores”.

Si bien esta es, sin lugar a dudas, una respuesta bastante sentimental, el hecho es que la plegaria de Kol Nidrei es, por lo menos, quinientos años anterior a la Inquisición. Parecería que la respuesta más simple a esta pregunta es que Kol Nidrei es la plegaria de apertura del día más sagrado del año y es por eso que se la dice con gran devoción (no por su contenido).

De acuerdo con la Kabalá, el Kol Nidrei es mucho más que un mero procedimiento técnico de anulación de votos. En realidad, al anular los votos que hicimos, le estamos pidiendo a Di-s que sea recíproco con nosotros y nos devuelva con la misma moneda. En el caso de que Él haya prometido no traer aún la redención, en el caso de que Él haya hecho un voto de que traería duros juicios en contra de Su pueblo en el año siguiente, nosotros le pedimos que anule esos votos y que en su lugar nos dé un año de felicidad y de redención.

Tal vez, esa sea la razón por la cual esta plegaria es tan solemne.

Que tengan un dulce y sano Año Nuevo.

Fuente: Jabad Lubavitch