Escaparon de Hitler y le dieron la bienvenida al nacimiento de su 100º bisnieto

A pesar del reciente clima frío y tormentoso de Israel, una nueva noticia calentó los corazones de los residentes del Kibutz Lavi en Galilea Baja esta semana. Los Mittwochs, Michael, de 92 años, y Marion, de 90, dos de los fundadores del lugar, celebraron el nacimiento de su 100º bisnieto.

La pareja nació en Alemania y ambos dejaron el país poco después de que los nazis llegaran al poder. Después de la Segunda Guerra Mundial, Michael se mudó a Israel, con un título en química de una universidad inglesa, y se unió a los esfuerzos por ayudar a que los sobrevivientes del Holocausto llegaran al Estado Judío. Fue absorbido al Kibutz Kvutzat Yavne y allí es donde conoció a Marion, quien también pasó la guerra en Inglaterra e inmigró a Israel con una visa falsa. Los dos se mudaron poco después a Galilea Baja y fueron parte de los fundadores del Kibutz Lavi y la primera pareja en casarse allí.

El matrimonio tuvo cinco hijos: Hadassah, viuda del difunto Rabino Menachem Froman de Tekoa; otra hija que vvive en Kriyat Shmona; un hijo, Eli Ori, que viven Shilo y es el abuelo del 100º bisnieto; otro hijo, profesor de astrofísica en el Instituto de Tecnología de Israel Technion, quien vive en Mitzpe Netota en Galilea; y una tercera hija que es directora de un colegio en Gush Etzion para niños con necesidades especiales.

Este martes, Eli y su esposa, Ofra, llegaron al kibutz con su hijo Gadi, su esposa Noa y sus cinco hijos para presentarles al 100º nieto a los bisabuelos Michael y Marion. El niño fue nombrado Dagan Raz, por el difunto médico miltar Dagan Wertman, que sirvió en la Brigada Golani y estaba en el colegio de oficiales con Gadi. Murió en la Operación Plomo Fundido.

Gadi, el padre del bebé y nieto de Michael y Marion, vive con su familia en Ofra. “Dagan Raz s nuestro quinto hijo y es impresionante que nuestro abuelo haya criado a una familia tan magnífica”, dijo.

“Esta es nuestra respuesta a Hitler. Él intentó eliminarnos y ahora hemos traído al 100º bisnieto al Pacto de Abraham”, dijo Michael.

“No es solo el número. Todos nuestros hijos y nietos viven en Israel y cada uno quiere contribuir con el país. Sentimos que hemos establecido una gran tribu”, agregó su esposa.