bank hapoalim

Entrevista al Director de la División Internacional de la mayor entidad bancaria de Israel

Consultas al Sr. Amir Aviv, quien analiza la situación del Bank Hapoalim en el contexto de la economía israelí.

Comencemos por un análisis de la situación de la economía en Israel. ¿Cómo ve su estado desde una perspectiva macroeconómica?

El mercado israelí está muy expuesto a la evolución internacional y a los desarrollos geopolíticos. Estos dos factores han reducido nuestro crecimiento este año, pero aún así sigue siendo un mercado que crece a un ritmo por encima del 2%. Creo que el crecimiento mejorará en 2015 y se situará alrededor del 3%. Si comparamos este dato con el de los países desarrollados no está para nada mal. La política económica es gestionada de forma muy responsable tanto desde el Ministerio de Finanzas como desde el Banco Central de Israel.
A todo ello habría que añadir que entramos en año electoral, aunque vemos que los mercados mantienen su confianza en la política económica, en el que ven un sólido pilar de estabilidad. La inflación tiende a cero entre otras razones por la política del Gobierno para frenar el incremento del coste de la vida, y ello ha permitido al Banco Central de Israel (emisor) rebajar los tipos de interés a un 0,25%, depreciando así el shékel. La depreciación de la moneda nacional y los bajos tipos de interés impulsarán el crecimiento el año que viene.
Analizando más a fondo la decisión sobre los tipos de interés, entendemos que el Banco Central de Israel cree que las últimas rebajas en el precio del dinero aún no han generado en su totalidad el efecto deseado de impulsar la actividad económica y reducir la inflación, por lo que la posibilidad de una nueva reducción es baja y creemos que los tipos permanecerán sin cambio durante los próximos meses. Esta tendencia puede verse afectada sin embargo por el reciente fortalecimiento del dólar frente al shékel, es decir, que incluso podría darse la posibilidad de que veamos una tendencia al alza en los tipos de interés en la segunda mitad de 2015, si bien de forma cauta y moderada.

¿Qué impacto tuvo la guerra de Gaza, el verano pasado, en la economía israelí?
A raíz de la guerra en Gaza la actividad económica se ralentizó, aunque no fue un impacto dramático y, en cualquier caso, el mercado israelí sigue proyectando signos de una fortaleza sorprendente. Vemos que el israelí ha seguido consumiendo a niveles casi normales, que las exportaciones no se han visto afectadas, y que el daño principal se concentró alrededor del sector turismo. Con ello, la guerra en Gaza y otros acontecimientos a nuestro alrededor deben servirnos de advertencia de que no podemos aislar completamente nuestra economía del entorno geopolítico. Es decir, que no debemos subestimar el posible impacto de este tipo de acontecimientos.

¿Qué perspectivas tiene Ud. sobre la economía israelí a medio y largo plazo?
En una perspectiva a medio y largo plazo soy optimista. Uno de los factores positivos que suelen recordar en este sentido es nuestro emergente sector energético, aunque todos se enfocan hacia el análisis de los beneficios que tendrá el descubrimiento del gas natural para los ingresos del Estado, en otras palabras, en el monto de las regalías (derechos de explotación). Curiosamente, mucho menos se ha hablado de cómo influirá este descubrimiento en el mercado en sí. El paso a una fuente energética como el gas, junto a un incremento en el uso de energías alternativas, contribuirá de forma significativa a potenciar la competitividad de nuestra industria.
Otra tendencia que alberga el potencial de influir positivamente en nuestro mercado es la transformación de las economías del Lejano Oriente -entre ellas, y a la cabeza, las de China e India-, en sociedades de consumo.

En el pasado, la producción barata y en masa de sus respectivas industrias estuvo orientada a la exportación a todo el mundo, mientras que ahora, gracias a un incremento en el nivel de vida dentro de esos países, sus economías han desarrollado un consumo interno importante. Para poder abastecer la demanda en esta región, es importante que las empresas israelíes sean competitivas en los precios y, con fuentes energéticas baratas, podrán conseguirlo. Déjeme recordar en este sentido que el gran interés por parte de clientes en el Lejano Oriente es lo que llevó al Bank Hapoalim a la decisión de abrir una oficina en Shanghái, adicional a la que ya teníamos en Hong Kong.
A más largo plazo me gustaría subrayar que uno de los factores que afectarán positivamente a la economía israelí es la demografía. En Europa podemos apreciar un continuo descenso de la tasa de natalidad, que sigue en negativo. Sin embargo, Israel se encuentra en una mejor situación que la mayoría de los países desarrollados. La tasa de natalidad es muy alta y así también el número de hijos por familia, entre 2 y 3 de promedio. Según las estadísticas, cada generación es más populosa e influyente al entrar en el ciclo económico de 25-45 años, cuando la gente suele comprar casas.

Es decir que nuestros relativamente altos índices de crecimiento demográfico hacen que la población sea joven y que las consecuencias de los procesos de envejecimiento de la población se sientan aquí, en Israel, mucho menos. La política económica de los últimos años ha generado cambios estructurales en el mercado laboral y muchas comunidades -entre ellas las minorías y los ultraortodoxos- se están incorporando progresivamente a la fuerza laboral. Y aún así, el índice de desempleo sigue bajo, menos del 6%. Todo esto me inspira optimismo sobre el potencial que tiene el mercado israelí.

Israel, según nos acaba de explicar, es una economía especial. ¿Qué tiene para ofrecer a los inversores?
Lo que un inversor busca, antes que cualquier otra cosa, es asegurarse de que va a invertir su dinero en un mercado estable y en un sistema bancario sólido, e Israel se destaca en ambos elementos. Creo que la peculiaridad más valiosa del sistema bancario israelí es que combina conservadurismo con creatividad. Es decir, por un lado se comporta de una manera muy conservadora y está bajo una fuerte supervisión por parte del aparato de control de la banca; pero, por el otro, este conservadurismo no impide, tal y como lo demuestra el Bank Hapoalim, ser creativos como para ofrecer a los inversores en Israel y en el resto del mundo una amplia gama de productos y servicios, parte de ellos de forma exclusiva.

¿Cuál es el papel del Bank Hapoalim en la economía israelí?
Siendo la mayor entidad bancaria de Israel, el Bank Hapoalim juega un papel central en el mercado israelí, y su actividad se refleja también en sus resultados económicos. El Bank Hapoalim presta sus servicios a toda la gama de clientes que existen: privados y empresariales, pequeños, medianos y grandes. Nuestro Banco está a la vanguardia de la tecnología mundial y ofrece a sus clientes una amplia oferta de productos y servicios tanto a través de la red de sucursales más grande del país como de canales directos, entre ellos de telefonía móvil.

La estrategia internacional del Bank Hapoalim a través de los años ha sido la de apoyar a inversores extranjeros que se interesan por el mercado israelí y, a su vez, a israelíes que quieren expandir sus actividades por el mundo. Esta estrategia es aplicada también en nuestra actividad frente a las comunidades judías en la diáspora.

Nuestro Banco es líder tanto por presencia física como por prestación de servicios bancarios a las comunidades judías del mundo, en particular las de América Latina, donde tenemos una muy amplia red de conexiones. Tenemos también una fuerte presencia en Estados Unidos y Suiza, y recientemente hemos abierto una representación en Los Ángeles.

¿En qué se sustenta concretamente su afirmación de que el Bank Hapoalim es la mejor opción posible para israelíes que requieren servicios bancarios en el extranjero y para residentes extranjeros que requieren servicios bancarios en Israel?

El Bank Hapoalim es la entidad líder y más grande de Israel. Los resultados y logros del banco han obtenido estos últimos años el reconocimiento de los organismos y agencias internacionales de evaluación bancaria.
En 2014, la revista Global Finance concedió al Hapoalim la calificación de “Mejor Banco” en Israel, y obtuvimos el “Premio Euromoney a la Excelencia” (Euromoney’s Award for Excellence), ambos por tercer año consecutivo.
En una prueba más de nuestra capacidad innovadora en la categoría de servicios de banca multicanal, la revista Global Finance eligió en 2013 al Bank Hapoalim como “Mejor sitio bancario por internet de Israel” y “Mejor banca por SMS en Medio Oriente y África”.

¿Qué servicios ofrece el Bank Hapoalim a inversores extranjeros?

Ofrecemos a los inversores extranjeros acceso a una extensa red internacional de servicios en los campos de banca privada y banca corporativa. La red de banca privada incluye un banco en Suiza que se especializa en este tipo de servicio y que es uno de los 20 bancos extranjeros más grandes en ese país, con sucursales en Zúrich, Ginebra y Luxemburgo. El Bank Hapoalim tiene también una sucursal en Miami volcada a la prestación de servicios globales de banca privada -con una orientación muy especial hacia clientes de América Latina-; un Centro Global de Banca Privada en Tel Aviv; una red de oficinas de representación en América Latina, Europa y Canadá; y una subsidiaria en Londres, PAM, que ofrece estudios de investigación sobre inversiones, consultoría y servicios de gestión para cualquier actividad internacional.
En el campo de la banca privada, ofrecemos a nuestros clientes un servicio internacional de alto nivel avalado por nuestra bien conocida reputación en estabilidad y profesionalismo, así como todo tipo de servicios empresariales en los ámbitos financiero y de comercio exterior.
En América Latina en particular trabajamos desde hace muchos años y mantenemos una fluida relación con estos países. Tenemos oficinas de representación en Uruguay, Chile, Panamá y México.

Me gustaría destacar que el contacto con los clientes latinoamericanos es muy especial para nosotros porque se trata de una relación que forjamos hace muchísimo tiempo; los conocemos personalmente y se cuentan entre un grupo de clientes cuyas familias mantienen vínculos con nuestro banco desde hace tres generaciones.
En el área de la actividad corporativa tenemos una sucursal en Nueva York y una oficina de representación en Los Ángeles. Tenemos también un banco en Turquía que se especializa en banca corporativa, y otro en Kazajistán. A este tipo de clientes les ofrecemos una amplia gama de productos de crédito y servicios, comercio exterior, servicios de divisa, y asesoramiento para inversores.

A través del banco de inversiones “Poalim Capital Markets” ofrecemos a inversores privados e institucionales todo la información sobre Israel y acompañamiento en dos áreas de actividad: banca de inversiones y capital de inversión. El “Poalim Capital Market” dispone de un numeroso, y muy experimentado, equipo de asesores de inversión, con experiencia en actividades financieras a escala global.

¿Qué tipo de participación tiene el Bank Hapoalim, así como sus empleados, en proyectos de apoyo a la comunidad?
El Bank Hapoalim ve en la sostenibilidad y responsabilidad social una parte integral de su estrategia más amplia como institución empresarial líder en el Estado de Israel. El Banco invierte en la sociedad y en sus distintas comunidades a través de diversos programas e iniciativas en campos como la educación, asistencia social y cultura, y con ello promueve la igualdad de oportunidades y ayuda a fortalecer el bienestar social.
Las inversiones del Banco en este sentido respaldan la actividad de decenas de fundaciones y asociaciones sociales en el campo de la educación para potenciar las oportunidades de cientos de miles de alumnos, niños y adolescentes, y de ella se benefician cientos de instituciones en decenas de localidades de Israel.
Asimismo, por iniciativa de la empresaria y filántropa Shari Arison, miles de funcionarios del banco tanto en Israel como en el resto del mundo participan desde hace ya años en las actividades que tienen lugar en el Día de la Buenas Acciones.
En el marco de esta actividad, nuestros empleados prestan un servicio voluntario en favor de la comunidad, en una jornada de compromiso con la sociedad y el entorno que es, en esencia, el espíritu que siempre nos ha guiado como banco.

Fuente: Aurora