Elie Wiesel Z”L: despedimos a uno de los héroes del pueblo judío

Elie Wiesel Z”L vivió una vida llena de persecución, angustias y también recompensas. A los 12 años fue obligado con su familia a vivir en un gueto de la localidad rumana de Sighet, ocupada entonces por Hungría, y a los 16 quedó recluido en Auschwitz, uno de los campos de concentración que sirvieron a los nazis para exterminar a los judíos.

Weisel sobrevivió, no así su padre, Shlomo, que murió en Buchenwald, y tampoco sobrevivió una hermana menor de Elie, aunque su madre y dos hermanas más sí pudieron salvarse de la persecución nazi.

“Si sobreviví tiene que haber sido por alguna razón”, recordaba en 1981 en una entrevista con el diario The New York Times.

Y buscó esa razón en varios frentes, pero sobre todo en la defensa del ser humano frente a las atrocidades de sus semejantes, ya fueran los nazis, las milicias ruandesas, los racistas sudafricanos o los militares argentinos durante la dictadura.

“Tengo que hacer algo con mi vida (…). En mi lugar otra persona podría haberse salvado. Hablo en nombre de esa persona”, dijo en esa entrevista con el Times.

Autor de 47 libros, cuatro de ellos sobre el Holocausto que los judíos sufrieron a manos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial (1939-45), Wiesel dedicó su vida a la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la opresión en los cinco continentes, lo que le valió el Nobel de la Paz en 1986.

El escritor había nacido en el seno de una familia ultra ortodoxa judía en Transilvania y durante la Segunda Guerra Mundial pasó por varios campos nazis, en los que perdió a su hermana pequeña y a sus padres. Él y sus dos hermanas mayores sobrevivieron y, una vez liberados del campo de Buchenwald, se desplazó a París para estudiar en la universidad de Sorbona, tras lo cual trabajó como periodista.

Su labor en defensa del pueblo judío y del Estado de Israel le hicieron merecedor del reconocimiento generalizado en el país, que en 2014 barajó la posibilidad de pedirle que ocupara la presidencia del Estado de Israel, cuestión que finalmente no se concretó.

Reacciones en Israel

“Eli era en toda su esencia un hijo fiel del pueblo judío. A lo largo de toda su existencia luchó por preservar la existencia judía y la creación judía después del Holocausto”, dijo Avner Shalev, director del Museo del Holocausto de Jerusalén, conocido como “Yad Vashem”.

Por su parte, el Congreso Judío Mundial, órgano representativo del pueblo judío a escala global, dijo en un comunicado que “llora” la muerte de quien era “uno de los maestros y pensadores judíos más grande de los últimos 100 años”.

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, destacó que Wiesel era “un artista de la palabra”, y que a través de su personalidad daba expresión “a la victoria del espíritu humano sobre la crueldad y el mal”. “En la oscuridad del Holocausto, Elie Wiesel fue un rayo de luz y ejemplo de una humanidad que cree en lo bueno del ser humano”, agregó.

Por su parte, el jefe de la oposición y líder laborista, Itzjak Herzog, lo calificó de “uno de los gigantes de la espiritualidad en esta generación”, y el jefe del Estado de Israel, Reuvén Rivlin, de “héroe del pueblo judío”. “Esta noche nos despedimos de unos de los héroes del pueblo judío. Representaba la determinación del espíritu humano, la capacidad de superar la peor cara del mal, y de sobrevivir a pesar de todo”, señaló el presidente.

El ex presidente de Israel Shimón Peres, amigo personal del fallecido, le agradecía en su comunicado el “haber salvado al mundo de su indiferencia” frente al Holocausto. “Hemos conocido la gran pérdida que ha sufrido hoy el pueblo judío y el mundo entero. Elie Wiesel dejó su huella en toda la humanidad, con su exclusivo mensaje de paz y de respeto mutuo entre los seres humanos”, subrayó el político, que hace tres años le hizo entrega al difunto de la medalla presidencial de Israel.

 Relación con Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó como “la conciencia del mundo” a Elie Wiesel. En un comunicado difundido por la Casa Blanca, Obama recordó que Wiesel fue una de las personas “que cambió el mundo como un ciudadano del mundo más que quienes ocupan cargos o tradicionales posiciones de poder”. Obama, que acompañó a Wiesel en un viaje que hizo en 2009 al campo de concentración nazi de Buchenwald, junto con la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que el activista judío “hizo más que dar testimonio: actuó”.

En abril de 2010, Wiesel criticó al gobierno de Obama por presionar al gobierno de Netanyahu en cuanto a detener la construcción en los barrios judíos en Jerusalem Este. Wiesel repitió esa táctica en 2013 cuando sacó un anuncio de página completa en The New York Times, pidiendo al gobierno de EE.UU. exigir el desmantelamiento total de la infraestructura nuclear de Irán, porque ese país había llamado a la destrucción de Israel.

A Wiesel le sobreviven su esposa Marion, su hijo Shlomo Eliseo Wiesel, su hijastra Jennifer y dos nietos.

HEBREOS.Net
Fuentes: Aurora – Enlace Judío – Agencias