El Yad Vashem y su búsqueda por los nombres perdidos en el Holocausto

El Yad Vashem, el museo del Holocausto de Jerusalem, durante años permanece en la búsqueda de los nombres de aquellas víctimas no identificadas de la Segunda Guerra Mundial.

La cadena internacional de noticias BBC publicó un artículo que relata la historia de esta institución y su proyecto para recuperar y honrar los nombres de todos los que murieron en el Holocausto.

El autor del artículo, Raffi Berg, empieza contando la historia de Gisell Cycowicz, una mujer de origen Húngaro, sobreviviente del Holocausto que perdió a su padre, Wolf Friedman, en un campo de concentración.

Actualmente, en el Yad Vashem, se encuentra el registro de la historia de Gisell y su familia.

Seis millones de judíos fueron asesinados por los nazis y sus cómplices durante la Segunda Guerra Mundial. En muchos casos, las poblaciones judías de pueblos enteros fueron aniquiladas, sin que ningún sobreviviente sea testigo, parte del plan nazi para la aniquilación total de los judíos europeos.

Desde 1954, el museo del Holocausto de Israel, Yad Vashem, trabaja para recuperar los nombres de todas las víctimas, y hasta la fecha logró identificar unos 4,7 millones.

“Cada nombre es muy importante para nosotros”, dice el Dr. Alexander Avram, director del Hall of Names de Yad Vashem y de la base de datos central de Shoah Victims ‘Names.

“Cada nuevo nombre que podemos agregar a nuestra base de datos es una victoria contra los nazis, contra la intención de los nazis de acabar con el pueblo judío. Cada nuevo nombre es una pequeña victoria contra el olvido”.

La institución, un extenso complejo de edificios, árboles y jardines en la ladera occidental del Monte Herzl, reúne detalles sobre las víctimas de dos maneras: a través de información de personas con conocimiento del difunto y fuentes de archivo, que van desde listas de deportación nazis hasta anuarios escolares judíos.

La institución se considera como una especie de lápida de papel. Hasta ahora, Yad Vashem tiene coleccionado 2,7 millones de páginas de testimonios.

Cada uno se almacena en cajas negras, cada una con 300 páginas, 9,000 cajas en total. Se mantienen en condiciones de clima controlado en los estantes que rodean una instalación central, una cónica de 30 pies de alto alineada con las caras de hombres, mujeres y niños que fueron asesinados, elevándose hacia el cielo.

En el “Salón de los Nombres”, grupos de visitantes pasan en silenciosa contemplación. Hay espacio en los estantes para 11.000 cajas o 6 millones de nombres en total.

Con los últimos sobrevivientes muriendo, Yad Vashem enfrenta una carrera contra el tiempo para evitar que más de un millón de víctimas no identificadas desaparezcan sin dejar rastro.

Esto es evidente en el número decreciente de “Páginas de Testimonio” que recibe, de al menos 2,000 por mes hace cinco años, actualmente reciben 1600 por mes.

El monumento está tratando de crear conciencia, incluso entre los sobrevivientes del Holocausto que aún no se presentaron. Durante décadas, para muchos de ellos la experiencia fue demasiado dolorosa como para contarla.

“Es algo bastante común, no solo en los sobrevivientes del Holocausto, sino en los supervivientes de traumas prolongados y extremos en la infancia”, dice el Dr. Martin Auerbach, Director Clínico de Amcha, un servicio de apoyo en Jerusalén para sobrevivientes del Holocausto.

Eso comenzó a cambiar, comenta Auerbach, después de unos 30 o 40 años, cuando muchos sobrevivientes comenzaron a hablar sobre lo que sucedió, no con sus hijos, sino con sus nietos inquisitivos. El Dr. Auerbach ve el Proyecto de recuperación de nombres como una parte valiosa del proceso de curación.

“Llenar esta página de información diciendo que este era mi padre, madre, abuelo, sobrinos y sobrinas (…) no puede enterrar a tus parientes que perecieron, pero puedes recordarlos de una manera que los conmemorará para siempre, así que esto es muy importante y también terapéutico para muchos sobrevivientes”.

Si bien Yad Vashem logró grandes avances en la identificación de víctimas de Europa occidental y central, descubrieron menos nombres en las áreas ocupadas por los nazis de Europa del Este, donde fueron asesinados cerca de 4,5 millones de judíos.

Esto se debe a que, aunque hubo un proceso organizado y oficial de arresto y deportación hacia el oeste, en el este, comunidades enteras fueron llevadas a cabo y masacradas sin tales formalidades.

Se estima que sólo 1,5 millones de judíos fueron asesinados a tiros por los Einsatzgruppen, escuadrones móviles de asesinatos, en lo que se conoce como el Holocausto por Balas, después de que la Alemania nazi invadiera la Unión Soviética en junio de 1941.

En Babi Yar, en Ucrania, por ejemplo, de los 33.000 judíos de Kiev y sus alrededores que fueron asesinados en un barranco en septiembre de 1941 en la masacre más grande de su tipo, aproximadamente la mitad aún no se identificaron.

Otros no asesinados por los Einsatzgruppen murieron, sin dejar rastro, por inanición o agotamiento en guetos y campos de trabajos forzados, o fueron asesinados en campos de exterminio cercanos, donde fueron conducidos sin ningún tipo de procesamiento.

Yad Vashem está trabajando con organizaciones judías en esos países para tratar de llegar a los sobrevivientes restantes en la antigua Unión Soviética, donde el Holocausto no se conmemoró oficialmente, y quienes pueden tener poca conciencia de la existencia del monumento.

Es una tarea masiva y compleja. El monumento contiene unos 205 millones de documentos relacionados con el Holocausto, que se examinan meticulosamente en la búsqueda de nombres.

“Hay mucha documentación donde hay nombres que están muy dispersos”, dice el Dr. Avram. “Nombres mencionados en una carta aquí o un informe allí. Esto puede ser muy laborioso. A veces hay que atravesar miles y miles de páginas solo para recuperar unas pocas docenas de nombres”.

La dificultad se ve agravada por el hecho de que las fuentes pueden estar en 30 a 40 idiomas diferentes, la mayoría están escritas a mano y pueden estar en diferentes guiones, como el latín, el hebreo y el cirílico. “Nuestro personal no solo necesita ser lingüista, sino que necesita saber caligrafía”, dice el Dr. Avram, experto en lenguaje.

Una de las mayores brechas es con los niños, de los cuales aproximadamente 1,5 millones fueron asesinados en el Holocausto. Solo, aproximadamente, la mitad fueron identificados.

“Es una de las cosas más tristes”, dice el Dr. Avram. “Tenemos informes donde se nombra a los padres, digamos tres o cuatro niños, sin nombre. Eran niños pequeños y la gente simplemente no recuerda”.

El objetivo es volverlos de las estadísticas anónimas, como Edward-Edik Tonkonogi, de siete años, de Satanov en Ucrania. Su inocencia infantil y su dulzura de carácter se manifiestan en una carta que escribió en 1941 a sus padres que viajaban con una compañía teatral rusa:

Edik fue asesinado después de que los nazis ingresaron a la ciudad ese mismo año. Su nombre fue más tarde conmemorado en una Página de Testimonio por un pariente.

A medida que pasa el tiempo, la tarea de encontrar nombres que faltan es cada vez más difícil en algunos aspectos, pero más fácil en otros. La disponibilidad de material fuente es mayor que nunca y los avances en la tecnología significan que puede ser una tarea menos ardua recopilar información y manipular los datos.

Sin embargo, cuantos menos nombres quedan por descubrir, más actividad se requiere para encontrarlos.

La era digital también significa que hay más herramientas a disposición de los investigadores que nunca. El departamento que buscaba nombres recientemente tomó las redes sociales, incluido Facebook, en un esfuerzo por llegar a los sobrevivientes no explotados. La campaña generó muchas Páginas de Testimonio nuevas.

“Cuando hablamos de redes sociales, la generación más joven ahora comprende que esos nombres no están en nuestra base de datos y trata de descubrir la información de los miembros de su familia”, dice Sara Berkowitz, gerente del Proyecto de Recuperación de Nombres.

Hay otro resultado significativo, que a veces cambia la vida, del crecimiento de la base de datos de nombres, que está disponible en línea desde 2004. La situación conduce a emotivas reuniones de sobrevivientes que vivieron sus vidas sin saber que quedaba alguien más de su familia viva.

El año pasado, dos grupos de familias pertenecientes a dos hermanas, cada una de las cuales pensaba que la otra había fallecido en el Holocausto, se unieron después de un descubrimiento casual a través de las Páginas del Testimonio. Trascendió que las hermanas habían vivido sus vidas a solo 25 minutos de distancia en el norte de Israel, pero fallecieron sin ser conscientes.

En 2015, un par de medios hermanos no sabían que el otro estaba vivo, se reunieron como resultado de la búsqueda en la base de datos. En 2006 un hermano y una hermana, uno viviendo en Canadá y el otro en Israel, se reunieron 65 años después de ser separados en su ciudad natal en Rumania.

El proyecto también sacó a la luz otros hallazgos desafortunados. La argentina Claudia de Levie, cuyos padres huyeron de Alemania en la década de 1930, creía haber perdido a cuatro o cinco parientes en el Holocausto. Una búsqueda en la base de datos para ayudar con la tarea de su hija reveló que 180 miembros de la familia fueron asesinados.

Investigaciones posteriores revelaron, a través de una página de testimonios, la existencia de primos de su esposo, que viven en Hamburgo. Las familias ahora hablan entre sí cada semana en Skype.

Irónicamente, el principal arquitecto del Holocausto, Adolf Eichmann, vivió como un fugitivo en el mismo barrio que Claudia cuando ella era una niña en Argentina.

La importancia de la misión de recuperar los nombres de las víctimas recibió reconocimiento mundial en 2013 cuando la agencia cultural de las Naciones Unidas, la Unesco, incluyó la colección en su registro de la Memoria del Mundo.

La agencia lo elogió como “sin precedentes en la historia humana”, señalando que el proyecto había dado lugar a esfuerzos similares en otros lugares de genocidio, como Ruanda y Camboya.

A pesar de los millones de nombres registrados hasta el momento, todavía hay un largo camino por recorrer si se recuperan los seis millones, pero los que están detrás del proyecto siguen determinados.

“Personalmente me gustaría que alcancemos ese objetivo, que al menos entre los que perecieron no haya una persona que permanezca desconocida. Es nuestro imperativo moral”, dice Sara Berkowit.

ANAJNU Chile
Iton Gadol