alemania-limites

El programa nuclear de Irán depende casi por completo de Alemania

La continuación de sanciones económicas contra Irán hubiera costado más de 10.000 puestos de trabajo alemanes, teniendo un considerable impacto negativo sobre el crecimiento económico en Alemania.

Aunque “UE3 + 3″ ( Francia Alemania y Reino Unido + China, Rusia y EE.UU) es el término que se utiliza en varios acuerdos con Irán, incluyendo el Plan Conjunto de Acción General (JCPOA) en los Estados Unidos y Rusia, este grupo es más comúnmente conocido como P5 + 1, que se refiere a los cinco miembros permanentes del el Consejo de Seguridad de la ONU (China, Francia, Rusia , Reino Unido y EE.UU.) más Alemania.

Alemania se convirtió en el “1” en el P5 + 1 hace nueve años, ya que fue el mayor socio comercial de Irán, pero en 2007 perdió esa posición a favor de China, que ahora envía 15-20 veces más bienes allí que Alemania.

Por ello, el vicecanciller alemán y Ministro de Economía, Sigmar Gabriel, dirigió la primera delegación empresarial que llegó a Irán, el domingo 19 de julio, pocos días después de cerrarse el acuerdo nuclear con Teherán, para iniciar “las primeras conversaciones”.

Y a pesar de iniciar su visita a Irán con un alegato en favor de mejorar las relaciones con el archienemigo Israel, los grupos industriales alemanes han dicho que las exportaciones de la mayor economía de Europa a Irán podrían cuadruplicarse en los próximos años debido al acuerdo nuclear y empresas como Volkswagen y Siemens, así como miles de empresas familiares más pequeñas están ansiosas de recuperar su papel dominante en los envíos a Irán.
Eric Schweitzer, director de las cámaras de comercio de Alemania (DIHK), dijo que el viaje de Gabriel era “una muy buena señal” para los negocios y aunque el comercio germano-iraní no se dispararía de inmediato, podría más que doblarse a un valor de € 6000 millones en unos dos años.

En el medio plazo podría incluso saltar hasta 10 millones de euros, dijo Schweitzer.

Un hecho poco sabido: el programa nuclear de Irán depende casi por completo de productos y servicios alemanes.
Los hechos hablan:

  • Las miles de centrifugadoras utilizadas para enriquecer el uranio son controladas por el software de Siemens.
  • Más de 50 empresas alemanas tienen sucursales en Irán y cientas de empresas alemanas tienen sus propios representantes comerciales en Irán.
  • Varias empresas alemanas conocidas como Linde, BASF, Lurgi, Krupp, Siemens, ZF Friedrichshafen, Mercedes y Volkswagen incluso participan en grandes proyectos de infraestructura iraníes, especialmente en el sector petroquímico.
  • En 2005, Alemania tuvo la mayor cuota de mercado de las exportaciones de Irán con $ 5670 millones (14,4%). Y tres años más tarde, las exportaciones alemanas a Irán aumentaron en un 8,9 por ciento y 84,7 por ciento de los compuestos del volumen total del comercio germano-iraní ( Y las sanciones?)
  • La Asociación Alemana de Cámaras de Industria y Comercio estima que la continuación de sanciones económicas contra Irán hubiera costado más de 10.000 puestos de trabajo alemanes, teniendo un considerable impacto negativo sobre el crecimiento económico en Alemania.

Fuente: Enlace Judío México – OSA FILIAL Córdoba