El mundo se rindió en la negociación nuclear con Irán

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, manifestó que las potencias mundiales han tirado la toalla y se han rendido en el esfuerzo por impedir que Irán desarrolle armas nucleares en las actuales negociaciones.

Netanyahu emitió estas duras declaraciones en un encuentro de su partido, Likud, en las afueras de Jerusalén; en tanto que se dispone a hablar ante el Congreso norteamericano sobre las negociaciones nucleares, el próximo 3 de marzo.

El primer ministro subrayó que Israel enfrenta “la amenaza de un Irán armándose con armas nucleares con el objetivo declarado de aniquilarnos”.

“Del acuerdo que se está gestando, parece que ellos (las potencias mundiales) han renunciado a ese compromiso (de detener a Teherán) y están aceptando que Irán gradualmente, en unos pocos años, desarrolle la capacidad para producir material para numerosas armas nucleares”, denunció Netanyahu. “Ellos podrán aceptar esto; pero yo no estoy dispuesto a hacerlo”.

Israel y Occidente sospechan que la República Islámica está tratando de fabricar bombas atómicas bajo la cobertura de su supuesto programa nuclear civil.

Netanyahu tratará en el Congreso norteamericano de descarrilar las negociaciones que el presidente estadounidense está tratando de concretar con el régimen de los ayatollahs. La Casa Blanca y algunos legisladores demócratas, entre ellos muchos de la comunidad judía norteamericana, se oponen abiertamente a la disertación que Netanyahu tiene previsto realizar en la Cámara Legislativa, alegando que la invitación, extendida por los representantes republicanos, no respeta el protocolo diplomático y va contra la política exterior de Washington de abstenerse de intervenir en los comicios internos de otros países, dado que se llevará a cabo a tan solo dos semanas de las elecciones generales en Israel.

“Respeto a la Casa Blanca y al presidente de Estados Unidos; pero en un tema tan serio, mi deber es hacer todo lo posible por la seguridad de Israel”, apuntó Netanyahu.

“Bajo el acuerdo que se está gestando, tenemos razones para preocuparnos… si las potencias mundiales han alcanzado un acuerdo con Irán”, expresó.

Los críticos de Netanyahu en Estados Unidos e Israel acusan al primer ministro de querer usar al Congreso norteamericano como un “circo” para movilizar el apoyo de los votantes hacían el partido Likud.