kuntar-hezbo

El infanticida Samir Kuntar murió en un ataque aun sin esclarecer

La organización terrorista islámica palestina Hamás condenó el presunto ataque aéreo israelí que provocó la muerte al terrorista libanés Samir Kuntar, quien había pasado una larga temporada preso en Israel por su participación en la brutal matanza de la familia Haran en 1979.

“Condenamos el asesinato israelí de Samir Kuntar” expresó la organización islamista que controla la Franja de Gaza. “Este es un crimen atroz”.

De acuerdo con los reportes, ocho agentes murieron en el ataque, incluyendo un alto comandante de las Fuerzas Nacionales de Defensa quien estaba involucrado en la planificación de ataques contra Israel.

Hamás también instó a la comunidad internacional a “tomar responsabilidad por las intimidaciones de Israel”.

Según los medios árabes, la Fuerza Aérea de Israel lanzó varios misiles contra un edificio de seis pisos en un suburbio de Jaramana en Damasco, dando muerte a Kuntar y a otros ocho operativos.

El movimiento palestino Fatah condenó la muerte de Kuntar y lo calificó de “mártir”.

Hezbollah confirmó que Kuntar fue abatido por la aviación israelí e indicó que el Estado judío había coordinado el ataque con los rebeldes “terroristas” sirios que operan en la zona. El régimen del presidente sirio, Bashar Assad, también culpó a los “grupos terroristas” por el ataque.

De acuerdo con los reportes, Kuntar no fue eliminado en venganza por sus acciones pasadas; sino porque estaba planeando nuevos ataques contra Israel. Extraoficialmente, un alto oficial israelí dijo que era una “bomba de tiempo”.

Kuntar se encontraba con un grupo de comandantes de varios grupos terroristas, que estaban planeando atacar a Israel, precisan los reportes.

El ex asesor de Seguridad Nacional, general retirado Yakov Amidror, puntualizó que Kuntar había estado “muy activo en la parte norte del Golán del lado sirio, y era responsable de la preparación de la zona para ataques contra Israel”.

Los medios sirios indican que entre los muertos se encontraba Farhan Issam Shaalan, un comandante de las Fuerzas de Defensa Nacional, un grupo sirio anti-Israel fundado por Kuntar y otros. Esos reportes indican que altos miembros de Hezbollah también estaban presentes en el edificio en el momento del ataque.

El edificio en el cual se creía que estaba viviendo Kuntar fue “destruido completamente” en el bombardeo.

Kuntar, nació en una familia drusa del Líbano, y se volvió infamemente conocido por su participación en una brutal incursión en 1979 que tenía como objetivo secuestrar a una familia israelí de la ciudad de Naharía, en el norte de Israel. Kuntar destrozó el cráneo de una niña israelí de cuatro años, Einat Haran, con la culata de su ametralladora. En el ataque también murió su hermana y el padre de ambas. La madre de la familia sobrevivió.

Tras ser detenido, pasó 29 años en una cárcel israelí, y fue liberado por Israel en 2008, en un canje por los cuerpos de los soldados Eldad Regev y Ehud Goldwasser. En ese entonces su liberación fue muy celebrada en el Líbano, e incluso Mahmud Abbas (Presidente de la Autoridad Palestina) lo felicitó calificándolo cómo el “Gran” Samir Kuntar.

Luego, adquirió una posición importante en el grupo terrorista chií, fue condecorado por el entonces presidente iraní Mahmud Ahmedinejad y por el presidente sirio, Bashar al Assad. Pero no se limitó a cumplir un rol simbólico de propagandista, sino que ayudó a organizar a drusos sirios en las Alturas del Golan en células terroristas destinadas a perpetrar ataques contra Israel.

Según los informes, Kuntar estaba trabajando en los últimos meses bajo la dirección de la Guardia Revolucionaria Iraní, habiéndose distanciado levemente de Hezbollah. En este sentido, Kuntar habría muerto como un agente de los iraníes antes que como un ejemplo de combatiente de Hezbollah. Farhan Shaalan, también fue reclutado por los iraníes antes que por Hezbollah.

Fuente: Aurora – Agencias