EE.UU.: Asesinato en masa en una Sinagoga deja al menos 11 muertos

Un hombre abrió fuego contra una comunidad judía congregada para los servicios de Shabat el sábado por la mañana en Pittsburgh, Pensilvania, donde estaba en curso un Brit Milá, en uno de los ataques antisemitas más mortíferos en la historia moderna de los Estados Unidos.

El tirador mató al menos a 11 personas, incluyendo al menos a uno de los policías que acudieron al lugar e hirieron a varios otros. El perpetrador comenzó su ataque poco después del inicio de los servicios. Se rindió a la policía después de un tiroteo, declarando que “todos estos judíos necesitan morir” y otras consignas antisemitas.

“El tiroteo en Pittsburgh esta mañana es una tragedia absoluta”, dijo el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf. “He hablado con líderes locales y mi administración, y la Policía del Estado de Pennsylvania proporcionará recursos para ayudar a las autoridades locales y al personal de primera respuesta. Estos actos de violencia sin sentido no son lo que somos como estadounidenses. Mis pensamientos en este momento se centran en las víctimas, sus familias y en asegurar que la policía tenga todos los recursos que necesitan “.

La Sinagoga del Árbol de la Vida se encuentra en el corazón de Squirrel Hill, en Pittsburgh, una gran comunidad judía al este del centro de la ciudad. Más de treinta coches de policía acudieron al lugar poco después de que empezaron los disparos en el sótano de la sinagoga.

En un raro caso para los tiradores en masa estadounidenses, el asesino de la sinagoga, un hombre barbudo blanco de unos 40 años, sobrevivió al evento. Disparó a tres policías antes de ser detenido. Las autoridades de Pensilvania confirmaron la identidad del tirador en la sinagoga: se trata de Robert Bowers, un estadounidense de 46 años.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, respondió a los eventos cuando el tiroteo aún estaba activo, y escribió en Twitter que los locales deberían “cuidarse” y “permanecer protegidos”.

Cuando se le preguntó sobre el control de armas después del evento, Trump dijo que un guardia armado en la sinagoga habría evitado el ataque. El Departamento de Seguridad Nacional ya ofrece subvenciones importantes para la seguridad de las sinagogas y la presencia de una policía armada es la norma fuera de los templos judíos en toda Europa.

El presidente también sugirió que el perpetrador merecía la pena de muerte y debería “pagar el precio final” por la masacre. “Es una cosa terrible, terrible lo que sucede con el odio”, dijo Trump. “Hay que hacer algo. El mundo es un mundo violento “.

En la escena, Jeff Finkelstein, CEO de la Federación Judía del Gran Pittsburgh, dijo a los reporteros que estaba triste y abatido por la noticia. “Esto no debería estar ocurriendo, punto. No debería estar sucediendo en una sinagoga”, dijo Finkelstein. “No debería estar sucediendo en nuestro vecindario”.

La noticia puso en alerta a los grupos judíos en todo el país. El departamento de policía de Nueva York desplegó recursos adicionales alrededor de sinagogas judías y centros comunitarios.

El tiroteo se produce en medio de un aumento constante en la retórica antisemita rastreada por la Liga Anti-Difamación.

Es el disparo más letal dirigido contra los judíos estadounidenses desde 2014, cuando un neonazi disparó contra un centro comunitario judío y mató a tres.

Fuente: Jerusalem Post
Traducción: HebreosNet