timerman-cristinakirchner

Desestiman imputación a Presidente y Canciller argentinos por encubrimiento en el atentado al centro judío AMIA

El juez Daniel Rafecas desestimó la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman, impulsada por su colega Gerardo Pollicita, contra la presidente argentina Cristina Fernández de Kirchner, el canciller Héctor Timerman y otros funcionarios, por encubrir a los imputados iraníes del atentado a la AMIA – Asociación Mutual Israelita Argentina -.

Con respecto a las evidencias en contra de la Sra. Presidente de la Nación, el Juez sostuvo que:

“…podemos afirmar que, a partir de todas las evidencias reunidas en este expediente a la fecha, presentadas por el extinto Fiscal denunciante, habiendo estudiado con máximo detenimiento la extensa presentación fiscal; examinado con la mayor atención las notas periodísticas e informes de inteligencia citados; leído con rigor cada una de las escuchas telefónicas arrimadas (de las cuales, hay que decirlo, no surge la intervención de ningún funcionario nacional), llego a la conclusión de que no hay un solo elemento de prueba, siquiera indiciario, que apunte a la actual Jefa de Estado respecto -aunque sea- a una instigación o preparación (no punible) del gravísimo delito de encubrimiento por el cual fuera no sólo denunciada sino también su declaración indagatoria requerida, delito que, además, y como ya expuse previamente, no existió, en ninguna de las dos hipótesis planteadas por el Dr. Pollicita en su requerimiento de instrucción”

En cuando al Canciller argentino Héctor Timerman, el Juez expresó que:

“A lo largo de las miles de líneas de conversaciones escrutadas durante varios años, no surge una sola mención, una sola referencia, una sola gestión, una sola participación, ni del Canciller argentino, ni de absolutamente nadie de la cartera que conduce. No hay una sola vez en la que la Cancillería argentina aparezca envuelta en lo que Nisman denominó la «diplomacia paralela de facto»”.

“Si hay algo que surge del resultado de las escuchas, es que Timerman, y en definitiva, la «diplomacia real», lejos de ser un aliado de estos individuos, eran justamente el rival a vencer, a derrotar, a torcerle el brazo”.

“Las escuchas también revelan, claramente, la frustración de estos operadores pro-iraníes, ante la inflexibilidad de la “diplomacia real” en la consecución de los fines propuestos por la Argentina en esta negociación (poner ante el juez de la causa a los prófugos iraníes para destrabar y hacer avanzar el proceso) y en el fracaso ostensible en el cumplimiento del único propósito perseguido por el régimen iraní (dar de baja las notificaciones rojas).”

“Así las cosas, descartado -como prueba a presentar ante un Tribunal de Justicia- el único elemento que había para sostener un oscuro propósito por parte del canciller argentino en el marco de la “cumbre de Alepo”; desvirtuada por completo la infundada versión del Fiscal Nisman según la cual Timerman habría hecho gestiones en Interpol para dar de baja las notificaciones rojas; aclaradas las confusiones suscitadas con varios recortes periodísticos que tendían a hacer creer en el escrito fiscal, en la existencia de “acuerdos secretos” en donde la Argentina haya claudicado en su reclamo; y con escuchas telefónicas que, lejos de complicarlo, lo reivindican, a él y a la cartera que conduce, no queda más que afirmar aquí, al igual que en los dos casos anteriores, que no existe una sola prueba, un solo indicio que conduzca a sostener la hipótesis fiscal, ciertamente agraviante y mortificante, de que Héctor Timerman haya siquiera instigado o preparado el camino tendiente a la configuración de un encubrimiento en el atentado a la AMIA.”

Reacción de la Comunidad Judía

Es una “noticia muy fuerte”, que “merece el mayor de los respetos” y hay que ver si es apelada, declaró hoy, jueves, el presidente de la DAIA -Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas – , Julio Schlosser, a la Agencia Judía de Noticias, en la primera reacción ante la resonante novedad.

La entidad “fue citada a su despacho por el juez Rafecas”, pero “no sabíamos para qué”, contó el líder comunitario, quien concurrió junto con el vicepresidente 1°, Waldo Wolff, y el secretario general, Jorge Knoblovits.

Una vez allí, el magistrado “nos mostró la resolución e hizo un comentario sobre aspectos fundamentales” de la misma, reveló.

“Uno se siente sorprendido, pero no frustrado”, ya que ello ocurriría “si dijeran que ya no puede saberse más” sobre el asesinato de 85 personas el 18 de julio de 1994, diferenció Schlosser.

Recién “ahora tenemos acceso a la resolución completa y la estamos analizando, pero lo fundamental es que siempre hemos seguido el camino de la Justicia y acatado sus fallos”, aclaró.

En ese sentido, el presidente de la DAIA estimó que “posiblemente el fiscal Pollicita vaya a apelar la medida”, pero “si considera que los fundamentos (de Rafecas) son fuertes” y no lo hace, la entidad lo aceptará.

De todos modos y si bien “he leído muy rápidamente la resolución de 70 fojas, que merece ser estudiada en profundidad, “en el punto 4 de las conclusiones queda claro que la única intención de la firma del Memorándum (de Entendimiento con Irán en paralelo a la investigación del atentado a la AMIA) era lograr el levantamiento de las ‘alertas rojas’ (de captura internacional contra cinco imputados de ese país) y que al no haberlo logrado, Teherán perdió todo interés”, rescató.

“Es lo que veníamos afirmando: que Irán no es un interlocutor confiable”, ratificó Schlosser.

“Nunca habíamos hecho una evaluación sobre esta denuncia (de Nisman, avalada por Pollicita), ni emitimos opinión porque somos respetuosos de la Justicia”, recordó el presidente de la DAIA, que instó “a todos aquellos que tengan algún interés y respeto especial (por la causa) a leer esta resolución judicial, que tiene algunos párrafos que exaltan la memoria y el trabajo” del fiscal recientemente fallecido en circunstancias sospechosas.

“Muchas veces en mi vida hubo sentencias con las que no estuve de acuerdo, por ejemplo cuando (el juez de la ‘causa AMIA’, Rodolfo) Canicoba Corral no hizo lugar a la inconstitucionalidad del Memorándum, y como sentimos que no se ajustaba a derecho y éramos parte querellante, apelamos”, pero esa situación no se da en este caso, afirmó el también abogado.

Esta desestimación de Rafecas “de ninguna manera debería afectar el normal avance de la ‘causa AMIA’, lo que sí fue un golpe es la muerte de Nisman”, y por ello “el deseo de la DAIA es que (la primera) no muera y que el fallecimiento del fiscal sea investigado y sepamos cómo ocurrió porque eso es importante para las instituciones” republicanas, finalizó Schlosser.

Fuente: Iton Gadol – Agencias