Cuatro de los asesinos del civil israelí son miembros oficiales de la Autoridad Palestina

La Agencia de Seguridad de Israel (ISA), también llamada Shin Bet, confirmó la captura de los terroristas culpables del asesinato del ciudadano Danny Gonen que se acercó a ayudar a quien simulaba necesitar asistencia con la finalidad de atraer a la víctima a su trama, en junio, incluyendo el propio tirador.

Según el comunicado de ISA, a raíz de una operación conjunta con unidades de élite de las FDI y las fuerzas especiales de la policía localizaron y detuvieron a varios miembros de Fatah palestinos vinculados al tiroteo del mes pasado contra Gonen y su amigo.

El viernes 19 de junio, los dos jóvenes civiles estaban de vuelta de un viaje cuando un palestino les detuvo, fingiendo estar en apuros, antes de abrir fuego contra ellos, matando a Gonen.

Tras el ataque, un esfuerzo de investigación y operativo encubierto conjunto resultó en el arresto de varios sospechosos de las cercanías de la ciudad palestina de Ramala. Los sospechosos detenidos confesaron haber participado en varios ataques terroristas, incluyendo el asesinato de Gonen.

Además, se encontraron armas ilegales, entre ellas el arma utilizada en el tiroteo, que relacionan a los sospechosos directamente al evento.

El tirador, Muhammed Abu Shaheen, de 29 años, es miembro de una unidad de élite de seguridad de Fatah, la Fuerza 17, y recibe un salario regular de la Autoridad Palestina (AP), presidida por Abu Mazen.
Abu Shaheen confesó el asesinato y otros atentados terroristas en el pasado.

De acuerdo con ISA, los otros detenidos, con excepción de uno, están todos afiliados a Fatah, la mayor facción dentro de la Autoridad Palestina.

¿Cómo los atraparon?

La incursión de las FDI que dio lugar a la detención del terrorista que asesinó a Danny Gonen, junto con varios cómplices del crimen, fue el resultado de un “chivatazo” – nada menos que por parte del propio asesino.

Una fuente policial ha revelado detalles a Arutz Sheva acerca de una llamada extraña, recibida por la Línea Directa de Emergencia 100 no mucho después del tiroteo mortal.

“La primera pista fue cuando el terrorista llamó a la línea directa alrededor de una semana y media después (del ataque), y dijo que él había llevado a cabo un ataque terrorista”, dijo la fuente.

“Por lo general, después de los ataques terroristas hay todo tipo de bromas, pero la (policía) sospechó que era algo más que una broma.”

El operador pasó los detalles de la llamada a los servicios de seguridad, que inmediatamente iniciaron una investigación que finalmente rastreó al terrorista hasta su casa. La fuente señaló que si no fuera por la intuición y el pensamiento rápido del operador, es probable que la investigación todavía estuviera en curso.

 

Fuentes Enlace judío – Michael Zeff, Tazpit News Agency – Arutz 7