Consulado de EE.UU. sustituiría guardias israelíes por palestinos

Tres guardias de seguridad israelíes que trabajaban en el consulado de Estados Unidos renunciaron a raíz de un plan para contratar a 35 palestinos de Jerusalén Este como guardias de seguridad armados que están recibiendo formación en Jericó (Jericó). Uno de ellos ha llegado a acusar al consulado de crear “una milicia armada palestina”.

De acuerdo con el informe en Yediot Aharonot, el plan consiste en emplear palestinos principalmente para escoltar los convoyes de diplomáticos estadounidenses en Judea-Samaria.

Se trata de una violación de un acuerdo entre el Consulado y el gobierno de Israel, firmado en 2011, por el que únicamente podrán llevar armas guardias que prestaron servicio en unidades de combate de las FDI empleados por el consulado.

El informe dijo que el cambio de los israelíes en el consulado comenzó hace meses, con el nombramiento del oficial de seguridad del consulado Dan Cronin. Los empleados dicen que desde que empezaron a trabajar allí siete guardias de seguridad israelíes fueron despedidos, en comparación con un guardia palestino.

Los tres guardias israelíes que recientemente renunciaron en protesta por su comportamiento, dicen que está entrenando a los guardias de seguridad palestinos en la instalación estadounidense en Jericó. Algunos de los guardias incluso fueron llevados en avión a los EE.UU. para el entrenamiento.

Los empleados que trabajaban en el consulado culpan a Cronin de oponerse abiertamente a Israel y hacer declaraciones manifiestamente pro-palestinas.

“Para él, la ley en Israel es sólo una recomendación,” dijo un empleado despedido. “Cronin hace lo que quiere”.

Según ellos, algunos de los guardias de seguridad palestinos empleados en el consulado fueron arrestados en el pasado por lanzar piedras o tienen familiares condenados por actividades terroristas hostiles.

“El comportamiento del responsable del Consulado favorece a los palestinos, y Cronin en realidad estableció una milicia armada palestina para el Consulado”, dijo un empleado. “Él los está entrenando con armas, en combate y con ejercicios tácticos. Hay una falta de responsabilidad aquí – ¿Quién asegura que estas armas, una vez entregadas a guardias palestinos, no llegarán a los grupos terroristas?”

Armería con ametralladoras, rifles y escopetas

El informe señaló además que el consulado tiene un arsenal de ametralladoras, rifles y escopetas, sin permiso de las autoridades israelíes, aunque Israel es consciente de la cuestión.

El carácter anti-israelí del consulado hoy está claro, según el informe: el asesor de mayor jerarquía es un árabe palestino, Ibrahim Delalsh, que estuvo en la cárcel israelí por pertenecer a grupos terroristas vinculados a Al Fatah. Otro asesor es un familiar de uno de los líderes de Hamas en Jerusalén, Muhammad Hassan Abu Tir, que ha estado entrando y saliendo de las cárceles israelíes con frecuencia.

Mientras los diplomáticos en el Consulado viven en áreas judías de Jerusalén occidental, se consideran “embajadores estadounidenses en Palestina”, según el informe. Sus vehículos blindados a menudo se mueven hacia y desde Judea y Samaria, su gente tiene contactos con la Autoridad Palestina y participa en la vigilancia sobre la construcción de las comunidades judías de la región.

El Consulado dijo en respuesta: “El Consulado General en Jerusalén tiene plena confianza en la profesionalidad de su personal. No hablamos de la seguridad de nuestra misión diplomática, pero tenga en cuenta que hay muchas inexactitudes aquí. Además, coordinamos nuestro trabajo con… las autoridades locales al máximo”.

Sin embargo, el informe sigue a una violación grave de coordinación hace varias semanas, cuando funcionarios del Consulado entraron en la comunidad de Samaria Adei Ad con guardias armados con M-16 sin permiso – lo que casi causó un incidente internacional.

Fuente: Arutz Sheva – Enlace judío