ninosholocausto

Conozca a los 1,5 millones de niños judíos asesinados por los nazis

Yad Vashem, el museo del Holocausto ubicado en Jerusalem, abre una nueva exhibición al acercarse una nueva conmemoración del Holocausto, donde se pueden explorar la vida de los niños judíos que crecieron en los horrores de la represión nazi.

Zeev Portenoy tenía nueve años cuando los nazis invadieron Tuchin, su ciudad natal de Ucrania, en 1941, lo que obligó a su familia y a los otros judíos a ser trasladados a un ghetto.

Por los próximos cuatro años, vagó sin rumbo por el campo, pretendiendo ser ucraniano o polaco sólo para sobrevivir. Él sabía que era judío, pero simplemente no entendía por qué todo el mundo lo quería matar, por lo que decidió empezar a escribir sus experiencias en una canción.

“Tenía el temor de que algún día me encuentren así que seguí escribiendo la canción sobre mí”, dijo.

“Puse la canción dentro de una de mis largas botas de modo que si me secuestraban y me mataban, alguien podría encontrar la canción.”

Ahora con 80 años, su voz se rompe mientras canta las palabras que escribió cuando era niño: “Yo todavía era un pequeño muchacho, cuando la bestia nazi, se hizo cargo de mi vida, me llevó lejos de mis padres para siempre”, reza una de sus estrofas.

Sobrevivió al genocidio. Pero 1,5 millones de niños judíos no lo hicieron.

Sus historias son el centro de una nueva exposición en el Museo del Holocausto Yad Vashem de Jerusalém, que abrió sus puertas a pocos días de recordación del Holocausto que comienza al atardecer de este miércoles.

Titulado “Estrellas sin un cielo” la exposición es la expresión de la vida de los niños durante el Holocausto a través de un “bosque simbólico” de 33 columnas, cada una con una historia personal diferente, junto con imágenes y testimonios, también pequeñas esculturas y clips animados cortos que ilustran la vida donde no permaneció el recuerdo.

“El mundo del niño, la humanidad, que se expresa a través de su creatividad, sus pensamientos, es este bosque … un bosque de las almas jóvenes”, dijo el presidente de Yad Vashem, Avner Shalev.

Yehudit Inbar, encargado de la exposición, dijo que había muy pocos recuerdos de la vida de los 1,5 millones que perecieron.

“Si los adultos pensaban que entendían lo que estaba pasando, los niños no entendían la situación en absoluto”, dijo.

El osito héroe

En la entrada hay una larga vitrina dentro de la cual se encuentran decenas de osos de peluche y muñecas. Se trata de la mayor colección del mundo de juguetes de la época del Holocausto.

“Suena como mucho, pero si se supone que cada niño tenía un juguete – una muñeca o un peluche, o un pequeño juguete de madera – y luego piensas que hay menos de 50, te das cuenta de cómo muchos no sobreviven” dijo Inbar, curadora de la exposición.

Uno de los osos pertenece a Inna Rehavia, que nació en Cracovia y fue salvada junto con su madre por dos familias polacas.

“Pasé por toda la guerra con mi osito de peluche. Se llama Mishu y me lo dieron cuando nací. Él estuvo conmigo a través de la guerra, pasando de un gueto al siguiente”, dijo a la AFP.

“El oso sobrevivió mejor que yo y mejor que muchas personas. A pesar de que quedó discapacitado en la guerra. Se le está perdiendo una oreja y un brazo. Es un gran héroe.”

Fuente: Israel National News / Traducción: Radio Jai