Científico palestino recibe alto cargo en ministerio de Israel

Un científico de Jerusalén este fue ascendido a un alto cargo en la Oficina de Ciencia y Tecnología de Israel, convirtiéndose en el palestino de más alto rango -y sin ciudadanía israelí- en un puesto oficial gubernamental.

Tarek Abu Hamed, oriundo de Sur Baher, especializado en el campo de la ingeniería química fue designado subjefe científico del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Espacio, un organismo responsable de establecer las políticas nacionales en cuestiones tales como las colaboración científica internacional y el financiamiento de la investigación y el desarrollo.

El subjefe científico es responsable de supervisar la infraestructura científica nacional, la propiedad intelectual en todo el país y los gravámenes de las instituciones académicas.

La jefa científica de la oficina, Nurit Yereiah, elogió la decisión y puntualizó que la designación fue hecha sobre bases exclusivamente profesionales.

Al igual que la mayoría de los residentes de Jerusalén oriental, Abu Hamed, no posee ciudadanía israelí, pero tiene un número de documento de identidad y el estatus de residente permanente.

Cuando Israel anexó la parte este de la capital en 1989, ofreció a todos sus habitantes la ciudadanía completa. Sin embargo, sólo una minoría aceptó el ofrecimiento.

Abu Hamed obtuvo su licenciatura en ingeniería química en la Universidad de Ankara, Turquía, e hizo sus estudios de postdoctorado en el Instituto de Ciencias Weizmann de Rehovot, en colaboración con la Universidad de Minnesota.

Abu Hamed ocupó una serie de puestos en proyectos israelíes de investigación antes de sumarse al Ministerio de Ciencias en 2013.

En una entrevista ofrecida al periodista israelí Elezer Yaari, Abu Hamed, habló sobre la “esquizofrenia” de la identidad dual que experimentan muchos residentes de Jerusalén este.

“Los árabes de Jerusalén este tienen un número de ventajas”, dijo Abu Hamed.

“Uno puede viajar por el mundo con un pasaporte jordano, visitar países árabes y dejar el país con documentos de viaje israelíes”.

“Los pasaportes duales reflejan nuestra situación esquizofrénica: no queremos a Israel; pero en realidad sí lo queremos”.

Fuente: Aurora