Opinión

Opinión: Israel es el principal sospechoso, pero no el único

Israel fue culpado sumariamente por el asesinato del comandante de Hamás Mazan Fukha, pero no era la única interesada en su muerte prematura. La Autoridad Palestina, el salafismo y el propio Hamás… todos tenían un interés en la eliminación de Fukha.

Israel es el principal e inmediato sospechoso. Mazan Fukha trabajó día y noche desde la Franja de Gaza para planificar y ejecutar los ataques contra Israel mediante el establecimiento de células militares en Cisjordania. Fue uno de los pilares del Hamás en su “rama de Cisjordania”, que está encabezada por Salah Al-Arouri y están dedicados a llevar a cabo ataques en Israel o contra objetivos israelíes. El Shin Bet y las fuerzas de seguridad palestinas han estado trabajando duro, en los últimos años, en un esfuerzo para frustrar estos ataques y detener a los miembros de estas células terroristas.

Fukha ha sido señalado en el pasado, según varios informes, sobre su papel en conjunto con otros prisioneros liberados, de la “rama de Cisjordania”, que según afirmaba se filtró por los cuerpos de defensa israelí.

La creencia general en la Franja de Gaza es que Israel utilizó este asesinato para enviar un mensaje a dos grupos. El primer grupo es los prisioneros liberados, expulsados ​​a Gaza y que han regresado a la actividad terrorista. El segundo, al nuevo liderazgo de Hamás, particularmente a su nuevo líder Yahiya SinwarEl mensaje es que nadie en Gaza está a salvo del largo brazo de Israel.

Hamás también tenía un interés en la desaparición de Fukha. Hamás es conocida como una organización que no tiene miedo de dañar a aquellos que no siguen las órdenes de su mando superior y que parecen ser demasiado creativos o demasiado competitivos y no importa que jerarquía alta tenga aquel individuo.

Un ejemplo es el asesinato, ocurrido hace un año, de Mahmoud Eshtewi, un alto comandante de la rama militar de Hamás. Eshtewi probablemente fue liquidado por sus fuertes críticas contra Yahya Sinwar. Otra teoría es que Eshtewi era un espía israelí. En cualquier caso, Sinwar mismo fue quien ordenó el asesinato de Eshtewi.

Es posible que Fukha también fuera sospechoso de ser un agente doble al servicio de Israel y que Sinwar ordenó que lo mataran de una manera que implicara a Israel. Sinwar no tiene reparos en matar a colaboradores y ha asesinado a más de diez de ellos.

¿Qué gana el movimiento salafista con la muerte de Fukha? En los últimos meses, Hamás ha detenido a cientos de salafistas afiliados a ISIS como parte del calentamiento de los lazos entre Gaza y El Cairo y el deseo de Hamás de ganarse el favor de Egipto. Los salafistas también han sido arrestados por disparar cohetes contra Israel, algo por lo que el Hamás ha pagado un alto precio por las represalias israelíes.

Es posible que los salafistas decidieran castigar a Hamás por el asesinato de uno de sus principales comandantes, en particular uno que no tenía fuertes medidas de seguridad al igual que otros funcionarios de alto rango de Hamás.

La Autoridad Palestina tenía más o menos las mismas razones que Israel para ver a Fukha a seis pies bajo tierra. La AP no puede tener presencia en Gaza, pero sus servicios de seguridad tienen agentes en la Franja que posiblemente fueron los que lideraron la célula que asesinó a Fukha. Sin embargo, las posibilidades de esta opción son bastante bajas en comparación con otras opciones.

Una última posibilidad es que Fukha fue asesinado a causa de una disputa personal que no tenía nada que ver con su actividad militar. Esa opción es bastante improbable, ya que parece el asesinato se llevó a cabo muy profesionalmente, le dispararon a corta distancia, cerca de su casa por un asesino (o asesinos) usando un arma con silenciador. Sus asesinos dispararon cuatro balas contra su cabeza y escaparon. Murió en el acto.

HEBREOS.Net
Fuente: Hatzad Hasheiní – http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4940504,00.html – Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Más de Opinión

Opinión: Una roca llamada Sion

Lo que sigue es un extracto del libro recientemente publicado por el filósofo y activista francés Bernard-Henri Lévy, El genio del judaísmo, que profundiza en el significado de ser judío, no en términos de observancia religiosa, sino desde el punto … ver más