Argentina: Conmoción por la muerte del Fiscal Nisman

Alberto Nisman fue hallado muerto en su departamento de la capital argentina apenas horas antes de la declaración que pensaba realizar ante el Congreso de su país por su denuncia acerca de un supuesto plan encabezado por la Presidente y el Canciller argentinos, para dejar libres a los iraníes acusados por el atentado a la institución judía AMIA en 1994.

El cuerpo del fiscal especial del caso AMIA fue hallado en el baño de su casa y con un disparo en la cabeza. Nisman tenía asignados para su protección diez efectivos de la Policía Federal. Ellos informaron que el viernes lo dejaron en su casa y el sábado no salió. Recién había pedido que lo fueran a buscar el domingo. Pero cuando llegaron a recogerlo, la custodia no encontró respuesta en su departamento. Como no lograban hablar con el fiscal, llamaron a su madre y a un cerrajero, ingresando así al departamento y hallando el cuerpo, de acuerdo a lo que informó la fiscal Viviana Fein pasadas las 4 de la mañana del lunes.

Sobre el escritorio de Nisman habrían encontrado el expediente y parte de la documentación que el fiscal preparaba para presentar este mediodía ante la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados del Congreso argentino.

El miércoles pasado, el fiscal había presentado ante la Justicia una denuncia contra la presidente Cristina Kirchner; el canciller Héctor Timerman; el diputado nacional y titular de la agrupación oficialista “La Cámpora”, Andrés Larroque, y los activistas Luis D´Elía y Fernando Esteche.

Los funcionarios y dirigentes cercanos al Gobierno fueron acusados de idear un plan para “fabricar la inocencia” de los iraníes acusados por el atentado que dejó 85 muertos en 1994 y así obtener acuerdos comerciales que incluyeran el intercambio de granos y carne por energía.

“Es la Presidenta la que decidió absolutamente todo”, había asegurado el fiscal. Según su denuncia, ella fue quien “le da la orden a Timerman de limpiar a Irán de este problema” y también fue quien “estableció que exista una diplomacia paralela para manejar estas cosas”.

La jueza María Romilda Servini de Cubría había resuelto no habilitar la feria de Enero (período en el cual no se atienden causas judiciales salvo las urgentes) para que la denuncia fuese tratada. Sin embargo, luego de la muerte del fiscal, el juez Ariel Lijo decidió regresar de urgencia a Buenos Aires para investigar la acusación.

La voz de la jefa de Estado no aparece en las cientos de horas de escuchas telefónicas que acompañan la denuncia. Pero el fiscal no tenía ninguna duda de que la idea de buscar “la redirección de la investigación y el desprestigio de las autoridades judiciales” había sido de la propia Presidente. “Con esto me juego la vida”, les repetía a sus colaboradores.

Las últimas horas de Nisman: “Con esto me juego la vida”

En su escritorio estaban los papeles de la investigación que encaró el fiscal en la que hacía referencia a un plan para encubrir a los acusados del peor acto terrorista de la historia de la Argentina.

Sobre esos papeles Nisman había trabajado todo el sábado. Conocía al detalle la denuncia que preparó durante dos años, pero no quería que el azar fuera a desperdiciar la oportunidad que tenía de contar ante el Congreso lo que él había oído en cientos de escuchas telefónicas.

“Estoy tapado de trabajo, ordenando papeles. No sabés lo que es esto. Todavía no sé si son preguntas o tengo que exponer primero”, repetía cada vez que lo interrumpían el sábado. “No quiero que se arme un show de esto. No quiero que el martes la tapa de los diarios sea que la exposición fue un escándalo, sino que sea lo que tengo para contar, que es muchísimo”. El fiscal temía que su exposición se viera “embarrada” por alguna jugada extraña. Transmitía nervios e impaciencia. Quería que fuera lunes.

Nisman estaba nervioso. Pero vivía nervioso. Era consciente del impacto que tendría su presentación. “Tengo todo probado. El pacto con Irán es la consecuencia del plan para asegurarle impunidad de los acusados”. Sabía también lo que le esperaba. “Van a venir por mí”, repetía a quien lo escuchara. “Van a decir cualquier cosa”. También comentaba al pasar que estaba amenazado. “Hacé la denuncia”, se le recomendó. No quiso. Decía que primero debía hablarlo con su ex mujer -en Europa con sus hijas- y que no quería que vivieran una pesadilla con custodia permanente hasta para ir al colegio.

nisman_1

Comunicado de las principales instituciones judías de Argentina: AMIA – Asociación Mutual Israelita Argentina – y DAIA – Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas

Ante la aparición sin vida del fiscal Alberto Nisman, la AMIA manifiesta estupor, acompaña a su familia en estas horas de profundo dolor y reclaman el total esclarecimiento de las causas de su deceso.

La AMIA y la DAIA destacan la permanente actitud abierta del fiscal Nisman, durante casi una década, de ser receptor de todo tipo de elementos que colaboren con la causa que investiga el ataque del 18 de julio de 1994. Así como su inalterable impulso por llegar a la verdad. Su repentina muerte represente, sin dudas, un golpe de alto impacto para la causa.

Las entidades firmantes redoblarán su reclamo, compromiso, para que el atentado sea esclarecido en su totalidad y para que los responsables sean sometidos ante la justicia.

La AMIA y la DAIA exigen que la Unidad Fiscal AMIA continúe trabajando haciendo votos para que la desaparición física del fiscal Nisman no constituya la muerte de la causa que dejó a 85 muertos y cientos de heridos

Leonardo Jmelnitzky – Presidente de la AMIA
Julio Schlosser – Presidente de la DAIA

El American Jewish Comittee: “la comunidad judía argentina ha sufrido otro golpe mortal en sus 21 años de búsqueda de justicia”

El Comité Judío Americano – American Jewish Comittee – expresó hoy su sorpresa ante la muerte del fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, a través de un comunicado.

“Esta es una tragedia personal para la familia Nisman y una tragedia nacional para Argentina”, dijo el director ejecutivo de la organización, David Harris, quien, junto con Dina Siegel Vann, directora del Instituto Belfer de Asuntos Latinos y Latinoamericano del AJC, se reunía con él frecuentemente. “La comunidad judía argentina ha sufrido otro golpe mortal en sus 21 años de búsqueda de justicia”, agregó.

“Sin dudas Alberto era el hombre correcto para esta tarea desafiante. Tenaz e impertérrito, él estaba determinado a llevar a la justicia a los responsables, iraníes, operarios de Hezbollah y argentinos, por la masacre de la AMIA. Con su fallecimiento, ¿sus esfuerzos serán continuados por otros, como él sin dudas hubiese querido, o será archivado? El mundo estará observando”, agregó.

Fuentes: Infobae – ItonGadol